Trombosis y derrames cerebrales

Los Derrames Cerebrales y Trombosis – existe un cuarto indicador : La Lengua
Dice un neurólogo que si le llevan una víctima de derrame dentro de las primeras tres horas, el puede revertir los efectos del derrame -totalmente. El dijo que la clave es tener el derrame reconocido, diagnosticado y recibir el tratamiento médico correspondiente dentro de las tres horas siguientes, lo cual es difícil.

RECONOCIENDO UN DERRAME

A menudo, los síntomas de un derrame son difíciles de identificar. Desafortunadamente, la falta de estar atentos llama al desastre.
La víctima del derrame puede sufrir daño severo cerebral cuando las personas que lo han presenciado fallan en reconocer los síntomas de un derrame.
Ahora, los médicos dicen que un testigo cualquiera puede reconocer un derrame haciéndole a la víctima estas tres simples preguntas:
– Pidale que SONRIA.
– Pídale a la persona que HABLE o DIGA UNA SIMPLE FRASE (Coherentemente)
(ej : El día de hoy está soleado)
– Pidale que levante AMBOS BRAZOS.
Si él ó ella tienen problema en realizar CUALQUIERA de estas tareas, llame a emergencia immediatamente y descríbale los síntomas o vayan rápido a la clínica u hospital.
Nueva Señal de derrame: ‘Saque la Lengua’
NOTA: Otra señal de derrame es esta:
Pídale a la persona que saque su lengua.. Si la lengua está torcida y se le sale por un lado o por el otro, es también una señal de derrame.
Rafael García
Publicado en General | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Una Nevera de 800 años

La primera empresa en construir una nevera doméstica fue la americana General Electric, aunque no para sí misma, sino para la American Audiffren Refrigerating Machine Company del francés Marcel Audiffren, el primero en patentar una nevera diseñada para el hogar.
Las neveras Audiffren eran un auténtico lujo: la primera comercializada, en 1911, costaba la friolera de mil dólares. ¡Pero mil dólares de 1911 era el doble de lo que costaba un coche!

La Nevera de Archez

Allá por el siglo XII, un cristiano llamado Alfonso de Valdeflores mantenía relaciones con el cadi de la villa de Archez. Solían verse concierta frecuencia en la casa del muslin donde comían y bebían a placer. El caballero cristiano se maravillaba al ver los manjares.
Quizás lo que más le llamaba la atención al de Valdeflores era la frescura que presentaban los vinos y los manjares que se presentaban en la mesa.
Aquel castellano le pidió a su amigo musulmán que le descubriera el secreto de la frescura de las frutas y el vino. El muslin le pidió que le siguiera a la cocina, allí levantó una trampilla en el suelo que daba acceso a lo que hoy podríamos llamar una original nevera. Bajo esa trampilla un abundante chorro de agua fría caían sobre unas cestillas con frutas y botellas de vino lo que les proporcionaba aquel frescor natural tan agradable.
Publicado en General | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Tunguska Sodoma y Gomorra

El 30 de junio de 1908, a las 7,17 horas de la mañana, los habitantes de ciudades y pueblos en el corazón de Siberia, a Norte del lago Baikal, vieron en el cielo un objeto similar al disco solar, pero con una luminosidad aún más cegadora.
¿Pero se a repetido con anterioridad este fenomeno?
La verdad es que personalmente creo que si y es mas creo que tenemos constancia escrita de tales fenomenos.

 

Veamos un hecho muy similar ocurrido el verano del año 3123 antes de Cristo,el libro del Génesis menciona Sodoma a partir del capítulo 10 y la sitúa dentro del territorio poblado por los cananeos.

La inscripción tallada en esta tablilla del año 700 antes de Cristo describe la caída del meteorito que pudo destruir Sodoma y Gomorra. (Foto: Universidad de Bristol)

En realidad, se trata de una deducción en cadena que parte de una tablilla de arcilla que se exhibe en una de las salas del Museo Británico.

 

El objeto, rescatado en el siglo XIX de las ruinas del palacio de Nínive por el arqueólogo victoriano Henry Layard, está fechado en el año 700 antes de Cristo. Tiene forma de escudo e incluye un texto escrito en caracteres cuneiformes. Hasta ahora nadie lo había podido descifrar.

 

Sodoma y Gomorra estaban situadas cerca una de la otra, en una llanura. Cerca de estas locaciones había un valle, llamado Valle de Sidim, en que abundaban los pozos de asfalto, cercano al Mar Salado (Mar Muerto). Cercana a estas ciudades estaban Adma, Zoar y Zeboim.

 

El rey de Sodoma era Bera (Gen. 14:2-3) y el de Gomorra era Birsa. En aquellos tiempos en que Lot se había establecido, habían sostenido una guerra con los reinos de Elam, Sinar, Elazar y Goim, siendo estos los vencedores. Por eso la denominación sodomita
Lot y su gente fueron hechos prisioneros por los vencedores y llevados a Dan. En este lugar Abraham y sus aliados rescataron a Lot, sus bienes y su gente (Gen. 14: 15-16). Lot regresó a Sodoma. Para aquel tiempo, Sodoma ya tenía fama de ciudad de gente perversa.

 

Según el relato de la Biblia en el capítulo 18 del Génesis, Yahvé reveló a Abraham que destruiría Sodoma por medio de fuego y azufre porque su pecado era muy grave e irreversible.
Pero fue en realidad Yahvé quien revelo a Abraham que se produciria tal destruccion ?

 

Sólo Lot (sacerdote de Melquisedec) y su familia podrían ser salvados. Abraham intercedió por los justos de la ciudad, y Dios le repuso que no la destruiría si encontraba cincuenta justos en la ciudad, pero Abraham insistió hasta que le dio oportunidad de encontrar diez justos.
Según continúa el capítulo 19, en los versículos 1 a 38, dos ángeles de Dios entraron en Sodoma a rescatar a Lot, sobrino de Abraham, los ángeles eran de hermosa apariencia y llamaron la atención de los habitantes. Al verlos, Lot los invitó e insistió en que pasaran la noche en su casa.
Pero antes de que se acostasen, los sodomitas cercaron la casa y exigieron que les entregase a sus invitados para abusar de ellos. Lot se negó y les ofreció a cambió sus dos hijas vírgenes, para que se saciaran con ellas. La turba no aceptó e intentó romper la puerta, pero los dos invitados cegaron a los asaltantes.

 

“Lot salió de la casa y se dirigió hacia ellos, cerrando la puerta detrás de sí, y les dijo: “Les ruego, hermanos míos, que no cometan semejante maldad. Miren, tengo dos hijas que todavía son vírgenes. Se las voy a traer para que ustedes hagan con ellas lo que quieran, pero dejen tranquilos a estos hombres que han confiado en mi hospitalidad.” Pero ellos le respondieron: “¡Quítate de en medio! ¡Eres un forastero y ya quieres actuar como juez! Ahora te trataremos a ti peor que a ellos.” Lo empujaron violentamente y se disponían a romper la puerta.” (Gn 19, 6-9)
Después dijeron a Lot que sacara a su familia de la ciudad. Lot avisó a sus yernos, pero éstos creyeron que bromeaba, así que Lot marchó sólo con su esposa y sus hijas. Los ángeles antes de retirarse instruyeron a Lot que pasara lo que pasara no se volviesen a mirar puesto que quien lo hiciese se convertiría en sal.

 

Después que los ángeles sacaran de Sodoma a la familia, Dios envió una lluvia de fuego y azufre que incineró completamente la ciudad con sus habitantes, y otras ciudades de la llanura ( al menos 4 de cinco). Uno de los que acompañaba a Lot en la empinada, su mujer, dio vuelta para mirar y se convirtió en una estatua de sal.
El tío de Lot, Abraham, desde una montaña a lo lejos vio la columna de humo que se levantó sobre la destruida Sodoma.
En Deuteronomio 29:23 se señala que conjuntamente con estas ciudades, también se destruyeron Adma, Zeboim. Lot se refugió en Zoar, pero teniendo temor de Yahvé por la suerte de esta ciudad, prefirió refugiarse en una cueva con toda su descendencia.
Otros libros de la Biblia utilizan este pasaje de la historia de Sodoma como ejemplo de cómo los pecadores son castigados.

 

Sodomía y sus aspectos como herencia de la cultura judeo-cristiana, en varios idiomas occidentales se utiliza el gentilicio sodomita para designar a quienes, según la iglesia, practican diversas clases de “aberraciones” o perversiones sexuales desde la época cristiana, como por ejemplo: homosexualidad, sadomasoquismo, necrofilia, vampirismo, etc. Aunque estas definiciones y connotaciones son modernas; en la antigüedad la perversión tenía otra connotación que podría estar relacionada no solo con la perversión sexual sino que con la falta absoluta de amor al prójimo.
Según un pasaje del profeta Ezequiel (Ezequiel 16:49-50) se entrevé una pista no menor:
“He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no tendió la mano al afligido y al mendigo. Y se llenaron de soberbia y abominaron de mi Ley.”

 

Al estudiar los párrafos de la biblia se deduce que los habitantes de Sodoma y Gomorra habrían traspasado todo límite sobre perversiones en forma irreversible de todo tipo sexual y natural y sus prácticas eran abominables a Yahvé. Es obvio que Yahvé mantenía a Lot en ese lugar con la misión de revertir mediante exhortaciones y profecías. Lot no pertenecía a ese asentamiento pues había llegado a situarse en las puertas de la ciudad.
Lot intentó sin éxito revertir una situación que se hacía insostenible a la vista de Dios; de otro modo, no se justifica la presencia de Lot en aquel lugar.
Cabe señalar que este acontecimiento, el de Sodoma y Gomorra, caló tan hondo en la tradición judaica que en el Nuevo Testamento aún se le hace referencia como sinónimo de perversión.

 

La tradición popular sostiene que la razón del castigo era la práctica de la homosexualidad (por lo menos masculina) por parte de los sodomitas, la cual pasó a llamarse sodomía. Otros lugares de la Biblia donde se apunta a esta práctica sexual son Judas 1, 7 y 2 Pe 2, 1-22, en el Nuevo Testamento.
Sodoma es mencionada expresamente 46 veces en la Biblia (la primera en Gn 10, 19 y la última en Ap 11, 8), y representa la perversión humana en muchas formas. Fueron parte de un jardín antes de ser destruidas (Gn 13, 10), luego de lo cual serán referencias típicas de ciudades de malvados (Gn 13, 13; Dt 32, 32; 2 Pe 2, 6), y no solamente por la homosexualidad de sus habitantes, sino por muchas cosas, comenzando por el descaro de ufanarse de sus pecados (Is 3, 9). Otros sostienen sin embargo, que el versículo no describe ninguna relación (no hay consentimiento) homosexual sino una violación, lo que constituye claramente una malinterpretación. En Judas, versículo 7 arroja luz sobre el tema:
Como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquellos habiendo fornicado e ido en pos de vicios en contra de la naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo castigo de fuego eterno.
Personalmente creo que los habitantes de la antiguedad buscaron esta explicacion para un fenomeno como el que acontecio en la lejana Siberia El 30 de junio de 1908 y en el que aun hoy dia los cientificos no se ponen de acuerdo, un fenomeno en el cual no se encontro crater alguno ni restos de ningun tipo y el cual algunos de sus habitantes nos describen de esta forma.

 

De los testimonios recogidos surge de inmediato que la caída del cuerpo celeste había ocasionado un desastre de grandes proporciones, quemando bosque, matando animales y aterrorizando a los nativos tungusi que habitaban en las pobres cabañas próximas al lugar de caída. También los efectos indirectos del bólido son notables: los destellos son vistos en un radio de 700 km desde el lugar de caída y el ruido dentro de los 1.000 km.

 

Pero tambien en Tunguska este fenomeno se le achaca a Dios y a la maldad de las personas solo que esta vez no era Yahvé si no el Dios de los Tungusi (Ogdy)
«El suelo tembló y se escucho un rugido muy largo. Todo alrededor quedo cubierto de humo de los árboles caídos e incendiados.
Luego, el ruido paro y el viento se detuvo. Muchos renos corrieron y se perdieron».
“El pastor Dronov quedó inconsciente por 2 dias. Todo su rebaño de renos murió, y su casa se incendió” “El dios Ogdy en su descontento con nosotros despedazo el cielo quemo los arboles y mato a los animales” (Pastor del valle de Tunguska) En el campamento de Ivan Dzhenkoul, 200 renos fueron quemados en un instante.Todas las reservas de pieles y comida fueron destruidas”. Azulina fue lanzada por el aire. El viejo Vasiliy, hijo de Okhchen, voló 12 metros y cayó sobre un árbol, se rompió su brazo. Y pronto murió. Los perros de caza desaparecieron “Mientras estaba cazando, fui lanzado al suelo. Quedé inconsciente y sin movimiento, como si estuviera muerto. Más tarde desperté…” (Ivan Aksenov, cazador) Si analizamos los dos eventos veremos que las similitudes son muy exactas, Si el evento de Sodoma y Gomorra se lo achacamos a un castigo de Dios por la maldad de los hombres,no es menos cierto que en el fenomeno de Tunguska tambien se le achaca a Dios, solo que esta vez al Dios de los Tungusi.


Publicado en General | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Hundimiento del Eilat

El buque insignia de la armada israeli
El 21 de octubre de 1967, apenas cuatro meses despues de la Guerra de los Seis Dias en la que el ejercito judio humilló a sus vecinos arabes, el buque insignia de la armada israeli, el destructor Eilat, patrullaba a 14,5 millas nauticas (26.8 Kilometros) al Norte del puerto egipcio de Port Said.
Dos minutos despues de las cinco y media de la tarde, una lancha rapida egipcia de la clase sovietica Komar, anclada en el puerto de Port Said, disparo contra el Eilat un misil Styx, también de fabricacion soviética.
El Radar del destructor no habia detectado nada anormal, debido a que el pequeño navio egipcio se encontraba en el interior del puerto.

Cuando los oficiales israelies percibieron que un misil habia sido lanzado contra ellos, ordenaron inmediatamente una maniobra evasiva, pero ya era tarde,  El misil Styx volando casi a la velocidad del sonido, explosionó en la sala de calderas y dejo al destructor sin corriente eléctrica y con una via de agua que empezó a producir el escoramiento del buque.

Apenas dos minutos después, un segundo misil egipcio volvio a alcanzar su objetivo y aumentó la gravedad de los daños. El navio israeli estaba sentenciado.
La tripulación comenzó a evacuar el destructor y la operación de rescate todavia no habia concluido cuando a las siete y media dos horas después de que el primer misil hiciese impacto un tercer misil alcanzó al Eilat.
 
El fuego y las explosiones internas originadas por este tercer impacto provocaron en pocos minutos el hundimiento del destructor. Con el Eilat que desplazaba 1.710 toneladas perdieron la vida 47 tripulantes y otros 90 resultaron heridos, la tripulacion total del Eilat era de 199 hombres.
La noticia corrio como la polvora y conmociono al mundo. Todabia no se habian apagado sus ecos cuando el mando militar israeli tomo dos decisiones, la Armada no volveria a tener un barco de grandes dimensiones que constituyese una presa facil para los nuevos misiles. Y la industria de guerra israeli desarrollaria un misil propio capaz de alcanzar otros barcos desplazandose al nivel de las olas.

En 1983 más de 15 años depues del hundimiento del Eilat, el buque de superficie de mayor tamaño de israel era sólo una corbeta equipada con cuatro Gabriel.

Misil Styx Especificaciones
Modelo SS-N-2a SS-N-2b SS-N-2c SS-N-2D (P-22)
Velocidad Mach 0,9 Mach 0,9 Mach 0,9 Mach 0,9
Peso (sin Booster) 2300 kg 2300 kg 2500 kg 2600 kg
Rango mn 3-24mn 3-43mn 3-46mn 3-54mn
Rango km 5.5-45 kilometros 5.5-80 kilometros 5.5-85 kilometros 5.5-100 kilometros
Orientación


En servicio

Piloto automático con radar activo (complementado en algunos con IR)
Entró en servicio en la Armada Soviética entre el año 1958 y 1959
Publicado en General | Etiquetado , , , , , , | 1 comentario

Avion de Hezbolá sobre Israel

El “Mirsad 1” Vuela sobre Israel

Aviones no tripulados (UAV) de la organización extremista libanés Hezbolá penetraron el espacio aéreo israelí el 7 de noviembre 2004, aproximadamente a las 10:30 am hora local. Voló a baja altura sobre una ciudad de Nahariya, se volvió hacia el Mar Mediterráneo, se volvió hacia el norte y cayó en el mar cerca de la costa libanesa (ver Figura 1). Según la información publicada en la prensa, El UAV pasó casi media hora sobre el territorio de Israel.

“Fig. 1 ruta supuesta “Mirsad 1″ vehículo aéreo no tripulados (según informes de prensa)”

A pesar del hecho de que el “Mirsad 1” avion  no tripulado no causó víctimas, el incidente generó una ola de inquietud en Israel y un flujo de publicaciones en medios de comunicación locales e internacionales. Había buenas razones para ello y no sólo porque fue la primera incursión aérea hostil desde el Líbano desde 1987.1

Si analizamos las capacidades técnicas de este vehículos aéreo no tripulado pueden convertirse en una opción muy atractiva para los terroristas deseosos de entregar un ataque encubierto con el uso de armas químicas o biológicas. Incluso armado con explosivos convencionales, aviones no tripulados puede ser más eficiente que el llamado “cinturón de shahid” frecuentemente utilizados por los terroristas suicidas.

daños importante se puede infligir, en particular, si una aeronave no tripulada se dirige a un lugar lleno de gente. Además, los aviones no tripulados pueden penetrar en zonas, donde los terroristas suicidas no tienen casi ninguna oportunidad de llegar.

Mientras tanto, los terroristas ni siquiera tratan de ocultar sus intenciones con respecto a la utilización de aviones no tripulados como un medio de entrega de bombas, causando gran temor en los medios de comunicaciónes israelíes. Ya que Líder de Hezbolá, el jeque Hassan Nasrallah, dijo que después del incidente, “Mirsad 1” vuelos  UAV de este tipo continuarán, como un zumbido “puede ser cargado con una cantidad de explosivos, 40 a 50 kilogramos” y llegar a cualquier punto de Israel.

Fig. 3 “Mirsad 1” avion no tripulados de acuerdo con Debka Archivo

Esta declaración puede ser no sólo un farol?

Lamentablemente, los datos sobre “Mirsad 1” aviones no tripulados que se pueden encontrar en los informes de prensa son demasiado rudimentario y contradictorio para sacar conclusiones inequívoca y definitiva. Hezbolá Fecha el lanzamiento a 20 segundos de imágenes de la aeronave no tripulada, pero es imposible, incluso para estimar el tamaño de los UAV en las imagenes de publicación (véase la figura 2).

Según fuentes israelíes, el  “Mirsad 1” es de fabricación  iraní  y el “Mheger 4” drone,2 impulsado por un motor de 10 CV y capaz de volar a 2 km de altitud con una velocidad máxima de 120 km / hr. Según la misma fuente, Irán suministró a Hezbolá unos 8 aviones de este tipo, y durante los dos últimos años unos 30 agentes del Líbano han recibido formación en la Guardia Revolucionaria en las bases cercana de Isfahan para poder operar aviones similares. La prensa israelí también informó de que la envergadura de “Mirsad 1” UAV es de unos 3 m, y la longitud del fuselaje es de 2,9 m.

Uno también puede hacer un calculo para poder estimar la velocidad de “Mirsad 1” con la información publicada en los periódicos. De acuerdo con un declaración del líder de Hezbolá, el vuelo desde Israel a Nahariya duró 14 minutos. El lado israelí confirma esta afirmación. En particular, el ejército dijo que el avión voló durante unos 15 minutos a lo largo de la costa mediterránea de Israel del norte hasta llegar a Nahariya. La ciudad está situada a 9 km de la frontera con el Líbano (véase Figura 1). Así, si el vuelo fue recto, la velocidad del avión no tripulado no sobrepaso los 40 km / hr. Esta conclusión pone en duda la fiabilidad de la información publicada, a menos que hubiera un fuerte viento. El hecho es que una velocidad de crucero lenta no es típico de un UAV con las especificaciones técnicas reivindicada. La velocidad estimada es más lenta que la velocidad de pérdida del vehículo, que es poco probable que sea inferior a 80-90 km / h para el tipo de vehículo aereo del que se trata. Sin embargo, en un viento en contra, por ejemplo, de 20 m / s (72 km / h), la velocidad de vehículo aéreo no tripulado en relación con el flujo de aire se convierte en casi 110 km / h, que puede ser verdad.

Tabla 1. UAV Especificaciones técnicas

Heger-4
Mohajer-4
HAI-112
Babil
Chela
Envergadura, m
3
3,5
3,25
3,25
Longitud del fuselaje, m
2,9
2,7
2,9
2,8
La potencia del motor, H.P.
10
12
25
32
Velocidad de crucero, km / h
120
300
140
Velocidad máxima, km / h
120
180
180
Altitud máxima, km
2
4
3
2,5
Tiempo de vuelo, h
5
1,5
2
El rango máximo, km
> 240
240
> 100
Peso en el despegue, en kg
60
83
140
De carga útil, en kg
15
40
70 (incluye combustible)

Fig. 4 “Khai-112” dirigido por control remoto

Uno puede comparar la información publicada con las especificaciones de los aviones no tripulados conocidos, que el tamaño y la potencia del motor de “Mirsad 1” es similar a los de la “Khai-112” vehículos pilotados a distancia diseñado por el Instituto ucraniano de Investigación de Física y simulación (véase el cuadro 1). Una carga útil de “Khai-112” avion no tripulado no excede de 15 kg, mientras que el peso máximo al despegue es de 60 kg. Una diferencia notable es la máxima velocidad de estos aviones que puede significar que “Mirsad 1” es más pesado que el “Jai-112”, pero su peso al despegue es poco probable que supere los 80 kg. Ya que Las estimaciones muestran, el peso máximo por lo general de una carga útil no puede exceder de la mitad del peso de los UAV al despegue, si este último es inferior a 200 kg. Así, se puede concluir que “Mirsad 1” puede llevar una carga útil de no más de 40 kg.

Algunos analistas asumen, De que Hezbolá utilizó “Ababil” tipo de UAV producido por Irán Aircraft Manufacturing Industries (HESA). “Ababil” Aviones no tripulados en una configuración canard y similar en tamaño a “Mheger 4”: envergadura – 3,25 m, longitud del fuselaje – 2,9 m. Es lanzado por un lanzador neumático o por un cohete, y utiliza un paracaídas para el aterrizaje. “Ababil” puede volar con piloto automático, sin embargo, su operador también puede guiar a los aviones no tripulados de forma remota desde el suelo. El zumbido tiene más potencia (25 CV) que el motor del “Mheger 4”, y según el fabricante, puede volar con una velocidad de crucero de 165 nudos (alrededor de 300 km / h). Como se puede ver en la mesa “, Ababil” puede llevar 40 kg de carga útil, que es similar a la reclamada por el líder de Hezbolá.

Curiosamente, el tamaño y las especificaciones de potencia del motor de “Ababil” son similares a los de “Pchela” reconocimiento UAV que es utilizado por el ejército ruso (ver Tabla 1). Muy probablemente, la velocidad de crucero del “Ababil” declarada por el fabricante es una exageración y, de hecho, no exceda de 150-200 km / hr. Para la comparación, “Pchela” ‘s la velocidad de crucero es de 140 km / hr.

La segunda parte de la declaración del líder de Hezbolá – un alcance máximo de los UAV – también merece un estudio. Se puede concluir del análisis de la información publicada, que la trayectoria de vuelo de “Mirsad-1” a partir de la intrusión del espacio aéreo de Israel al lugar, donde el avión cayó, era poco probable que fueran mas de 30 km. Si, como asume la prensa israelí, la UAV realizó una misión de reconocimiento y transmitio la información obtenida a su estación terrestre de control, entonces el radio de acción esta limitado a la potencia de emision de a bordo y por las emisora terrestre. Como regla general, este factor es un obstáculo importante para el rango máximo de aviones de reconocimiento no tripulados. En particular, “Ababil” está diseñado para operar dentro de un radio de 30 km, sin embargo su radio de acción se puede incrementar a 120 km por el uso de transmisores más potentes.

Fig. 5 “Ababil” avion  no tripulados

Si una aeronave no tripulada se supone que lleva un arma y es capaz de volar en modo autónomo, el alcance máximo del avión no tripulado de este tipo es limitado por la cantidad de combustible a bordo solamente. Evaluaciones para aviones de reconocimiento a hélice con motor de pistón muestran que la fracción del peso de combustible gastado en relación con el de despegue puede ser tan bajo como 3.4% por hora en un régimen de vuelos económicos. Un UAV tiene que tener un rango de al menos 400 km, a fin de atacar blancos en el sur de Israel, la mayor distancia desde la  frontera libanesa. Teniendo en cuenta el hecho de que la trayectoria de vuelo no puede ser una línea recta con el fin de garantizar la efectividad del ataque, su longitud puede llegar a  ser de 600 km. Si la velocidad de crucero de los UAV es de unos 120 km / h, y esta velocidad se acerca al modo económico, el peso de combustible necesario para el vuelo de este tipo es de unos 15-20% del peso en el despegue, siempre que la velocidad del viento sea insignificante. Especificaciones de un UAV permiten tener tal cantidad de combustible a bordo, como se ha demostrado anteriormente. Sin embargo, sólo se puede hacer a expensas de la carga útil, de modo que ésta no supere el 30-35% del peso total al despegue. El aumento de la velocidad de los aviones no tripulados, a fin de reducir la probabilidad de detección desde tierra dará lugar al aumento del consumo de combustible necesario para volar la misma distancia. Según cálculos aproximados por el autor, el consumo de combustible aumentará a medida que la velocidad del avion no tripulado.

Actualmente, ningún país tiene una defensa eficaz contra los pequeños aviones no tripulados volando bajo, porque los sistemas de defensa aérea existentes no están diseñados para contrarrestar las amenazas de este tipo. Las defensas aéreas están principalmente destinadas a los aviones relativamente grande y rápido. Por lo tanto, no es sorprendente que la defensa aérea israelí resultó ser débil contra el “Mirsad 1” avion no tripulado. El Ejército israelí no podía hacer nada para derribar el avión a pesar de que observó todo el vuelo sobre su territorio.

Evaluación de la capacidad para detectar los vehículos aéreos no tripulados por un observador sobre el terreno, se puede suponer que en un clima favorable a simple vista se puede ver a una distancia máxima de 3 km (los cálculos realizados para “Pchela”. Además de eso, el  “Mirsad 1” era muy ruidoso, de acuerdo con informes de la prensa. La distancia máxima a la que un observador puede escuchar “Pchela” también está a unos 3 km.

Por último, se puede concluir que, si la demanda del líder de Hezbolá es una exageración, este grupo extremista obtuvo el “Mheger 4” o “Ababil” con las especificaciones técnicas mencionadas. Sin embargo, el jeque Hassan Nasrallah, niega cualquier relación posible con Irán y Hezbolá insiste en que desarrollan los vehículos no tripulados por su cuenta. Posiblemente, esta declaración no refleja su intención de presentar a los iraníes a una presión adicional de la comunidad internacional, a pesar de que aviones teledirigidos de Hezbolá de hecho son de origen iraní. Sin embargo, el líder de los extremistas puede muy bien haber dicho la verdad. Como muestra el análisis técnico, Un pequeño grupo de seguidores del modelo de este avion (o incluso una persona sola) puede ser capaz de construir un UAV. Todo el equipo necesario y las piezas están disponibles en el mercado libre a precios asequibles.

Eugene Miasnikov
Centro para el Control de Armas, Energía y Estudios Ambientales

Publicado en General | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Tunguska Impacto En Siberia

Tunguska
Nombre de un afluente del río Yenisei en el altiplano siberiano, que, por asociación, se le ha dado a uno de los acontecimientos colisionales más misterioso de un cuerpo celeste con nuestro planeta.

El 30 de junio de 1908, a las 7,17 horas de la mañana, los habitantes de ciudades y pueblos en el corazón de Siberia, a Norte del lago Baikal, vieron en el cielo un objeto similar al disco solar, pero con una luminosidad aún más enceguecedora. Se desplazó de Sur-Este a NorOeste, dejando atrás una estela de humo; después cayó acompañado de estruendo en una zona deshabitada inmediatamente al Norte del río llamado Tunguska medio o rocoso. Las exactas coordenadas geográficas del lugar de caída, determinadas unos diecinueve años después del impacto son: 60 grados 55 minutos de latitud Norte y 101 grados 57 minutos de longitud Este. De los testimonios recogidos surge de inmediato que la caída del cuerpo celeste había ocasionado un desastre de grandes proporciones, quemando bosque, matando animales y aterrorizando a los nativos tungusi que habitaban en las pobres cabañas próximas al lugar de caída. También los efectos indirectos del bólido son notables: los destellos son vistos en un radio de 700 km desde el lugar de caída y el ruido dentro de los 1.000 km.

Los sismógrafos de todo el mundo registran el choque, que allí se atribuye a un acontecimiento sísmico, los barógrafos registran un desplazamiento de aire y durante algunas noches después del 30 de junio se producen en la Europa Central un extraño fenómeno: crepúsculos de un rojo fuego se prolongan más de lo normal. Algo similar sucedió en 1883, después de la explosión volcánica del Krakatoa, cuando los polvos lanzados hacia la alta atmósfera por el volcán, reflejaban la luz del Sol en plena noche.

Las condiciones político-económicas de la Rusia zarista en 1908, no permitían el envío de una expedición científica. Esto se hace trece años después, en 1921, por iniciativa de un geólogo del Museo de mineralogía de Leningrado, Leonid A. Kulik (1883-1942)/ quien, acompañado de guías locales, llegó a la zona de los hechos. Kulik descubrió que el impacto del cuerpo celeste había quemado 2.000 km2 de bosque, encuentra todavía los árboles derribados y piensa en la caída de un meteoríto de grandes dimensiones. Sin embargo no encuentra rastros ni de cráter, ni de fragmentos meteoríticos.

Vuelve varias veces a la zona  acompañado de Evgheni L. Krinov, un estudioso de meteoritos, sin llegar a.resolver el fenómeno de Tunguska. El geólogo de Leningrado muere en 1943, en la guerra, y las investigaciones son continuadas por estudiosos como el geoquímico Kirill P. Florensky y otros. En los últimos años se ha afirmado la hipótesis que explicaría tanto los fenómenos observados, como la falta de trazas del cuerpo que chocó.

La catástrofe habría sido causada por un fragmento que se separó del cuerpo principal del cometa de Encke (un Cometa periódico que realiza una vuelta alrededor del Sol cada tres años) que al entrar en contacto con las capas más densas de la atmósfera hizo explosión antes de tocar el suelo, desarrollando una energía equivalente a la explosión de 12 millones de toneladas de TNT y volatizándose por completo.

 Recordemos que la materia de la que están constituídos los cometas es muy incoherente y de baja densidad, lo que explicaría la ausencia de un cráter en el terreno, la ausencia de fragmentos meteoríticos sólidos y, por último, las partículas que permanecieron en suspensión en la atmósfera fueron las responsables del fenómeno de las noches luminosas. Esta hipótesis, corroborada en 1978 por cálculos efectuados por el cometólogo Lubor Kresak, es la considerada hoy como más probable, aunque no la única. Otros atribuyen el desastre de Tunguska al impacto de cuerpos celestes exóticos como un mini agujero negro, un fragmento de antimateria o incluso una astronave extraña. Pero obviamente todas estas no son más que reconstrucciones fantásticas.


Publicado en General | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Pesquerías Canarias

Por Francisco García-Talavera

Nunca ha sido bien reconocido, ni suficientemente valorado, el importante papel histórico que han protagonizado los canarios en los últimos cinco siglos del extenso litoral sahariano vecino a estas islas.

Es la misma Historia la que hace falsa la extendida creencia de que Canarias ha vivido siempre de espaldas al mar. Ahí tenemos la extraordinaria labor y los duros episodios que han protagonizado nuestros valerosos pescadores y marineros en las inhóspitas costas del vecino continente africano, que relataremos a continuación.

Hoy sabemos también que los guanches explotaban, además del marisqueo, los abundantes recursos pesqueros del litoral de nuestras islas. Para ello se valían de diversas técnicas y artes de pesca, como el “embarbascado” en los charcos de marea o “corrales”, las nasas y redes empleadas en Gran Canaria o los anzuelos de gran tamaño, hechos de conchas o cuerno de cabra, encontrados en yacimientos arqueológicos de varias islas. Las dimensiones de estos anzuelos nos están indicando que únicamente podían servir para la captura de grandes peces y al mismo tiempo la posibilidad de que fueran utilizados para la pesca de bajura, desde rudimentarias embarcaciones. De todos es conocida la gran riqueza estacional de túnidos que recala por estas islas.

Por eso resulta aventurado asegurar categóricamente que los antiguos canarios desconocían la navegación, entre otras cosas porque, o bien fueron traídos por los fenicios, púnicos o romanos, o vinieron por sus propios medios y, en cualquiera de los casos: por mar.

Torriani (1568) nos describe detalladamente cómo los antiguos canarios construían embarcaciones de madera de drago y vela cuadrada de hojas de palma trenzadas, con las que recorrían las costas de la isla de Canaria pescando y también se aventuraban a viajar, me imagino que en épocas propicias, a Fuerteventura y Tenerife para robar.

La extraordinaria riqueza ictiológica de esta región atlántica era conocida desde la antigüedad por las grandes civilizaciones mediterráneas del Ier milenio A.C. Pues se ha constatado arqueológicamente la presencia de factorías y colonias en diversos puntos de la costa atlántica marroquí (Lixus, Mogador, Cabo Guir) fundadas por fenicios y púnicos, y reutilizadas por los romanos, que buscaban los preciados productos marinos de “la púrpura”, “el garum” y otros derivados de la pesca.

En los últimos años han salido a la luz suficientes datos contrastados como para que las islas Canarias sean incluidas en el itinerario comercial de los mencionados pueblos mediterráneos. Lo que hasta hace poco eran indicios y pruebas aisladas, va tomando cuerpo, sobre todo a raíz de los importantes descubrimientos de Lanzarote y La Graciosa, este último por nosotros, hace unos meses.

Pero, a pesar de la gran riqueza de los recursos marinos que albergan las aguas y fondos de nuestro archipiélago, suficientes para abastecer a la población de las islas, los canarios –quizás movidos por un espíritu aventurero innato y propiciado por nuestro propio aislamiento- desde que tuvimos oportunidad, nos proyectamos al exterior; al principio obligados, pero más tarde por nuestra propia iniciativa, aunque a veces también forzados por las circunstancias económicas y políticas.

Después de la conquista, el objetivo más cercano lo teníamos a menos de 100 kilómetros: la inmensa costa de Africa, ofreciendo sus ricos y vírgenes caladeros. También hacía falta mano de obra que fuera sustituyendo a los liberados esclavos guanches, para los duros trabajos de la floreciente industria azucarera. Hacía allí se armaron numerosas expediciones esclavistas, comerciales y pesqueras, y así dio comienzo un flujo de ida y vuelta que, con altibajos y distintos escenarios, ha perdurado hasta nuestros días.

Las frecuentes “razzias” esclavistas tenían lugar, fundamentalmente, en el “hinterland” de las islas orientales comprendido entre Cabo Nun y Cabo Juby, y para ello se hacía necesaria la construcción de fortificaciones en esa costa que protegieran dicho tráfico, así como otras transacciones comerciales con las poblaciones del lugar, además de la incipiente pesquería. Con este fin se edificó la célebre torre de Santa Cruz de la Mar Pequeña en 1477, la cual duró en pie hasta 1524, fecha en que fue arrasada por los berberiscos, tras casi medio siglo de luces y sombras.

Los guanches en berbería

Fueron muchos los guanches que perdieron su vida en aquellas inhóspitas tierras, especialmente los canarios, que llegaron a quejarse a los Reyes Católicos porque más de la mitad de los enviados allí a la fuerza había muerto en distintos enfrentamientos con los enfurecidos pobladores de aquellas tierras. Quizás el más sonado de ellos es el que tuvo lugar en la desembocadura del río Assaka, al sur de Sidi Ifni. Hacia el año 1500, cuando Alonso Fernández de Lugo trataba de levantar allí una de las torres que los reyes le habían encomendado, los guanches y algunos europeos fueron cercados por una numerosa tropa enemiga y, tras una feroz batalla, en la que le dio tiempo de embarcarse al adelantado y así escapar de una muerte casi segura, murieron todos los que allí habían quedado, entre ellos el noble canario Pedro Maninidra, que tanto contribuyó a la conquista de Tenerife. En esas costas se escribieron páginas heroicas de nuestra Historia, como también lo fue la gesta de la batalla de Tafraut, en 1549. Asimismo, hubo otras no tan brillantes, sino más bien execrables, relacionadas con la esclavización de aquellas pobres gentes.

Por fortuna, “las cabalgadas” en busca de esclavos berberiscos cesaron a finales del siglo XVI, y a partir de esa época los contactos con el vecino continente fueron eminentemente pesqueros.

Cabe pensar que una de las principales razones del interés de los reinos de Castilla y Portugal por conquistar el archipiélago canario, era su proximidad a esa costa tan rica en pesca y tan propicia para el lucrativo comercio de los valiosos productos africanos (esclavos, oro, marfil, especias).

Y así, en medio de las disputas por el litoral africano entre los dos reinos ibéricos, los derechos a las pesquerías en esas aguas fueron concedidos por Juan II de Castilla al duque de Medina Sidonia, que ya explotaba con almadrabas los bancos atuneros de Andalucía. Algo más tarde, los Reyes Católicos consideran este lucrativo recurso como una regalía de la Corona y autorizan al adelantado Alonso Fernández de Lugo a arrendarlas, el cual tuvo que enfrentarse con los legítimos intereses señoriales de Inés Peraza en Santa Cruz de la Mar Pequeña y también con las apetencias portuguesas.

Santa Cruz de la Mar Pequeña

La presencia, sobre todo canaria, en estas inhóspitas costas le sirvió a España, cuatro siglos después, para reclamar a Marruecos antiguas reivindicaciones territoriales frente a las islas, que más tarde cristalizaron en la concesión de Sidi Ifni y Sáhara Occidental. Fue a raíz del tratado de Tetuán (1860) cuando se inicia el proceso de localización de la antigua fortaleza de Santa Cruz de la Mar Pequeña, sucediéndose las expediciones y campañas en su búsqueda. En ellas intervinieron eminentes militares y políticos españoles, como Jorge Juan, Fernández Duro y Alcalá Galiano, así como nuestros ilustres paisanos, el notario de Arrecife Antonio María Manrique, abuelo del recordado artista lanzaroteño César Manrique y el médico y etnógrafo tinerfeño Juan Bethencourt Alfonso, autor, entre otras, de la gran obra “Historia del Pueblo Guanche”.

Estos dos destacados canarios contribuyeron, con sus datos de Puerto Cansado recogidos “in situ” y los planos aportados (1882), a corregir el error de otros autores que, de manera interesada, habían localizado Santa Cruz de la Mar Pequeña en Sidi Ifni.

A pesar de todas estas vicisitudes e incidentes, los canarios siguieron frecuentando esas costas, faenando en las pesquerías del extenso litoral comprendido entre el Cabo Guir y Cabo Bojador, en los primeros siglos postconquista, hasta ampliarlas a las ricas aguas tropicales de Cabo Blanco y Banco de Arguín.

El auge de las pesquerías canarias en “La Costa” fue tal, que en la época de Sabino Berthelot (mediados del siglo XIX) constituía el principal recurso alimentario de nuestro pueblo.

Los recelos de España

Los regidores y autoridades insulares y, en especial el gobierno de España, no veían con buenos ojos la intromisión de extranjeros en los negocios comerciales y pesqueros en los territorios de la costa africana próxima a Canarias, sobre los que se creían con derechos. La presencia del aventurero escocés George Glas, en la segunda mitad del siglo XVIII, en Puerto Cansado, suponía para España una amenaza para sus pretensiones territoriales en aquella zona. Glas, que conocía muy bien toda la costa atlántica desde el sur de Marruecos hasta el Senegal, decidió que la amplia bahía de Puerto Cansado era el punto ideal, por su cercanía a las islas Canarias orientales, para establecer allí una factoría pesquera comercial, a la que bautizó como Port Hillsborough.

Al igual que hizo en El Río, el brazo de mar que separa La Graciosa de Lanzarote, Glas realizó un minucioso sondeo batimétrico de la bahía de Puerto Cansado, plasmándolo en un detallado plano de toda la zona, en el que figura la situación de la torre de Santa Cruz de la Mar Pequeña.

Tras vencer no pocas dificultades, pues prácticamente era visto por las autoridades españolas como un espía, consiguió construir con mano de obra canaria su Port Hillsborough. Entre tanto, enterados en Madrid de las intenciones de Glas, creyendo que perjudicarían los intereses de la corona, el gobierno dispuso que se observasen todos los planes del escocés, el cual finalmente fue arrestado en Gran Canaria acusado de defraudar a la real Hacienda, y trasladado al castillo de S. Juan (Castillo Negro) de Santa Cruz de Tenerife, donde permaneció prisionero cerca de un año. Mientras, en Puerto Cansado, los maures se amotinaron, mataron a varios ingleses y quemaron el bergantín que los había llevado desde Lanzarote y que les servía de enlace con las islas. La señora Glas, su hija y algunos más, pudieron escaparse del desastre, a bordo de dos lanchas con las que pasaron a Gran Canaria y luego a Tenerife. Para su desgracia, Glas, poco después de ser liberado, murió asesinado junto a su familia a bordo del barco en el que regresaba a su país.

Un siglo después, le ocurría algo parecido al inglés Donald Mackenzie que intuyó, al igual que Glas, la excepcional situación estratégica de aquella zona para instalar un puerto comercial en el que convergieran las caravanas subsaharianas, que venían de Tombuctú cargadas con sus preciados productos. En este caso, el punto elegido fue Cabo Juby y allí, con la tenacidad que caracteriza a los anglosajones, fundó Port Victoria, tras laboriosas conversaciones con el Xej de la región, Ben Beiruk, ya que el sultán de Marruecos había reconocido que Cabo Juby se encontraba fuera de los límites de su imperio. Esto ocurría en 1879, cuando Beiruk le concedió a Mackenzie una franja de la costa de Tarfaya entre Cabo Juby y Punta Stafford. Muy poco duró esta empresa, pues en 1880, aún sin terminar, fueron destruidas parte de sus instalaciones bajo la presión de España y sobre todo de Marruecos.

Nuestra isla de La Graciosa también se vio involucrada en este trasiego, ya que en 1876, curiosamente las mismas fechas en que Mackenzie iniciaba su Port Victoria en Cabo Juby, el rey de España le otorgó al marino y escritor Silva Ferro la concesión de terrenos en la isla para dedicarlos a un establecimiento de salazón y demás operaciones relativas a la pesca en la vecina costa africana. Para ello se creó la “Sociedad de Pesquerías Canario-Africanas”. Como en anteriores ocasiones, en las que se había escogido a La Graciosa para la instalación de factorías pesqueras, incluso una con capital norteamericano, la empresa fracasó, sin haber siquiera empezado a funcionar del todo. Pero sirvió para que los trabajadores, de Lanzarote fundamentalmente, se instalaran definitivamente en los barracones allí construidos para la factoría. Así nació la primera población estable de la isla: Caleta del Sebo.

Los pescadores canarios, pioneros en el sur del Sáhara

Nos dice Pérez del Toro, en su tratado sobre las pesquerías en Africa (1881): “Los riquísimos bancos de pesca que explotan los canarios en las pobres condiciones que más adelante se verán, se extienden a lo largo de la costa comprendida entre los confines del imperio de Marruecos, hasta ahora no precisados con bastante claridad, y los del Gran Desierto ó Desierto del Sáhara, en el Sudán. Ocupan una extensión extraordinariamente considerable, tanto que excede de 600 millas…” y continua: “Respecto a las costas del Sáhara, una posesión no interrumpida de muchos siglos, basada en antiquísimos derechos, da sólo a España el privilegio de explotar estas pesquerías, como quieta y pacíficamente lo vienen haciendo los canarios, cuyas embarcaciones recorren toda la extensión de costas indicada, extrayendo una parte insignificante de los inagotables productos que contiene”. Asimismo, resalta en otro apartado: “la casi total ausencia de tempestades en toda la gran extensión de esos mares. Con decir que durante los cuatrocientos años que llevan los buques canarios frecuentando aquellas costas no se ha registrado ni un solo siniestro marino, ni ha habido que lamentar, por efecto de malos tiempos la pérdida de un solo hombre.”

Pero es el célebre y nunca bien ponderado marino y aventurero escocés George Glas –que, como sabemos, recorrió e investigó toda esa costa y también nuestro archipiélago, plasmando sus conocimientos en el libro publicado en Londres (1764): “A description of the Canary Islands, including the modern history of the inhabitants…”- quien mejor y más temprano recogió el testimonio de la azarosa vida de nuestros pescadores:

“El número de barcos empleado en la pesca de la costa de Berbería es de 30; tienen de 15 a 50 toneladas de capacidad; el más pequeño tiene una tripulación de quince hombres y el mayor de cincuenta. Están construidos en las islas y tripulados por los isleños.”

Glas resalta en varias ocasiones las excelencias del Banco Canario – Sahariano, comparándolo, en cuanto a la calidad del pescado, al de Terranova, pero al que supera en todas las demás características: abundancia de especies de interés comercial, temperatura, clima y buen tiempo. El viajero escocés llega a decir: “La combinación de todas esas circunstancias hace que se puedan considerar como las mejores pesquerías del mundo“, opinión también sostenida por otros estudiosos del tema como Berthelot que, al compararlas con las de Terranova, comenta: “La cantidad de pescado cogido por un canario en las costas del Sáhara es equivalente al cogido por 26 hombres en Terranova. Y sin embargo, ni los pescadores del país, ni los comerciantes de estas islas, han tratado de obtener ventajas de este inmenso campo de riqueza, quedando satisfechos con limitar su industria exclusivamente a las necesidades del consumo local.”

La preparación del barco

Volviendo a la descripción de Glas:

“El método de preparar una barca para la pesca en el Sáhara es el siguiente: Los dueños proporcionan un barco para el viaje y llevan a bordo la cantidad suficiente de sal para curar el pescado, con pan (gofio) bastante para la tripulación durante todo el viaje. Cada hombre lleva su propio aparejo, que consiste en unas cuantas liñas, anzuelos, un alambre de cobre, un cuchillo para abrir el pescado y una o dos fuertes cañas de pesca. Si alguien de la tripulación lleva vino, aguardiente, vinagre, pimientas, cebollas, etc., debe ser por su cuenta, pues los dueños no proporcionan sino gofio.”

Con respecto a su vestimenta nos comenta Berthelot: “Los pescadores canarios no tienen por qué precaverse contra la intemperie de aquellos parajes; vestidos a la ligera, con una camisa de algodón y un simple calzoncillo de tela, pueden trabajar sin que nada les incomode. Las playas arenales del Gran Desierto han cesado de ser para ellos inhospitalarias y desde hace tres siglos se aventuran alegremente sobre aquellas costas que les proporcionan la subsistencia.”

La temporada de pesca

Continua relatando Glas: “Esta pesquería está limitada al norte por la extremidad sur del Monte Atlas, o por la latitud 30 grados norte; y por el sur, por Cabo Blanco, latitud de 20 grados 30 minutos norte; en esta larga extensión no hay ninguna ciudad, pueblo, ni lugar habitado; las naves del rey de Marruecos jamás se aventuran tan al sur, por lo que los canarios nada han de temer por aquella parte.

En primavera los pescadores siguen la costa hacia el norte, pero en otoño y en invierno, hacia el sur; pues durante la primavera, los peces frecuentan la costa hacia el norte, y más adelante bajan poco a poco hacia el sur, a lo largo de la costa.”

Observamos que esta estacionalidad de la pesca está íntimamente relacionada con las migraciones de los peces pelágicos (atunes y otros) provocadas por el fenómeno, también estacional, del up-welling que explicaremos más adelante.

La carnada y el pescado

“La primera cosa que hacen los pescadores cuando llegan a la costa es pescar carnada… la caña es tres veces más gruesa que la nuestra y no disminuye tanto hacia la punta. La liña o sedal está formada por seis finos alambres de metal, retorcidos; el anzuelo tiene unas cinco pulgadas de largo y no está barbado; … después, saliendo hasta un cuarto o media milla de la costa, izan tantas velas como para que el barco navegue a unas cuatro millas por hora, lanzando entonces dos o tres hombres sus liñas por encima de la popa, dejando que los anzuelos afloren a la superficie del agua: los peces, tomando los anzuelos por peces más pequeños, los mordisquean, y cuando quedan enganchados, los pescadores los traen a los barcos con sus cañas. A este pescado los canarios lo llaman tasarte; no tiene escamas y tiene la forma de las caballas, pero son tan grandes como los salmones; son excesivamente voraces y se tragan todo el anzuelo… he visto a tres hombres en la popa de un barco capturando ciento cinco tasartes en media hora. Ocurre a veces que un barco complete su carga con este pescado solamente.

De la misma manera se captura otra clase de pescado que estas gentes llaman anjova; este es algo mayor que una gran caballa y sirve lo mismo que el tasarte como carnada… cuando el barco ha conseguido suficiente cantidad de carnada, deja su bote con cinco o seis hombres para capturar tasarte y anjova y se dirige mar adentro a gran distancia, hasta que alcanza profundidades de quince, veinte, treinta, cuarenta o quizás cincuenta o sesenta brazas, en donde ancla, y toda la tripulación lanza sus liñas y anzuelos por la borda, cebados con tasarte y anjova, etc., y pescan samas, o sargos como los llamamos nosotros, y cherne, o abadejo, o bacalao.

La vida a bordo

Cuando una barca tiene la suerte de encontrar buen tiempo y va bien provista de carnada, puede llegar a completar toda su carga en cuatro días. Pero como los alisios o los vientos del nordeste soplan vigorosos en aquella costa, los barcos sólo anclan en alta mar hacia mediodía, cuando se produce una calma entre la brisa de tierra y la del mar; y cuando esta última empieza a soplar fuertemente, levan sus anclas, corren hacia tierra y fondean en alguna bahía, o al abrigo de algún promontorio y luego la tripulación se pone a trabajar, a limpiar y salar el pescado que capturaron aquel día; cuando esto ya está hecho suelen ser cerca de las cinco o las seis de la tarde, momento en que van a comer o cenar, pues sólo hacen una comida al día, la cual cocinan como sigue: en cada barco la tripulación pone una larga piedra aplastada como hogar en el suelo, en donde encienden un fuego y cuelgan una olla sobre el mismo, en la que cuecen algo de pescado; luego cogen una fuente y ponen en ella algunas galletas rotas, con cebollas desmenuzadas, añadiendo a esto un poco de pimienta y de vinagre, y vertiendo todo en el caldo del pescado; no hay sopa ni caldo más delicioso que éste. Después terminan la comida con pescado asado, pues tiran el pescado hervido al mar.

Poco después de esta colación, cada hombre busca el lugar más cómodo para dormir, pues no se usan camas en estos barcos. Alrededor de las cinco o seis de la mañana se levantan, dejan el bote cerca de la costa, levan anclas y se quedan en alta mar como anteriormente, y no toman ningún alimento antes de la misma hora que la tarde anterior. Nadie que conozca la labor, la fatiga, el frío y el calor que estos pescadores pasan, acusará jamás a los canarios de pereza.

El método para curar el pescado es como sigue: lo abren, lo limpian y lo lavan completamente, les cortan las cabezas y las aletas y los amontonan para escurrirles el agua; después de lo cual los salan y los almacenan en grandes cantidades a granel en la bodega. Pero como no hacen como los franceses que pescan en los bancos de Terranova, que vuelven a salar por segunda vez, sus pescados no se conservan más allá de seis semanas a dos meses.”

Después de este relato tan detallado de la azarosa vida de los pescadores canarios a bordo de sus pequeños barcos de vela y de su manera de pescar, Glas también nos describe su modo de navegar y, sobre todo, el regreso a las islas:

La manera de navegar. El regreso a las islas

“Como estos barcos unas pocas veces van a pescar en alguna parte de la costa de Berbería a barlovento de las islas, y se ven obligados a barloventear contra los fuertes vientos del norte que casi continuamente prevalecen allí, están construidos de tal manera que pueden soportar un buen viento, como se dice en lenguaje marino, siendo muy afilados de proa y de popa, y amplios y aplastados en el centro. Están aparejados como bergantines… He conocido estos barcos barloventear desde Cabo Blanco a Gran Canaria en 12 días, aunque la distancia es más de 400 millas. Su manera de barloventear es como sigue: levan anclas hacia las 6 ó 7 de la mañana, y se mantienen en alta mar, con el terral, hasta el mediodía, cuando viran hacia tierra con la brisa marina; cuando llegan cerca, o bien anclan para pasar la noche o navegan en zig-zag en pequeñas viradas hasta el alba, en que se lanzan a alta mar hasta medio día, como anteriormente. La diferencia entre el terral y la brisa del mar en esta costa es generalmente de 4 puntos y ambos soplan fuertemente en las velas. Cuando llegan a 10 ó 15 leguas a barlovento de Cabo Bojador, se dirigen hacia la isla de Gran Canaria: si ocurre que el viento es del nordeste, alcanzan el puerto de Gando, en el sudeste de aquella isla; pero si el viento es norte-cuarta-nordeste, sólo alcanzan las calmas, en las que se meten, y allí encuentran pronto un viento sudoeste que los lleva cerca de Gran Canaria, desde donde la mayor parte de ellos se dirigen a Santa Cruz de Tenerife y Puerto de la Orotava, para soltar sus cargas; el resto va a Las Palmas, en Canaria y Santa Cruz, en la isla de La Palma.”

Todo esto puede parecer una proeza a la vista de la precariedad de los medios con que contaban nuestros pescadores. Así lo comenta Berthelot: “Sus embarcaciones de pesca carecen de lo más necesario; su equipo de navegar está reducido a las cosas más indispensables, la mayor parte ni siquiera tienen bitácora; el patrón se provee de una brújula de mala apariencia, que guarda en uno de los baúles de su camarote; por la noche el timonel se guía por las estrellas y solamente cuando el tiempo está cubierto, manda consultar el instrumento abandonado. Las jarcias y cabullería de maniobra de esos barcos está generalmente en estado lastimoso y, a pesar de este abandono, cuando llega el momento, la tripulación está siempre dispuesta para la maniobra y sabe crearse recursos inesperados. Tienen estos hombres de mar un instinto providencial que los guía y los hace adivinar todos los cambios en la navegación; la íntima seguridad que tienen en sí mismos produce en ellos ese abandono que les caracteriza.”

Una vez en tierra, descargada la pesca y vendido el pescado, el reparto era el siguiente: La cantidad neta, una vez deducido el gasto de la sal y el gofio, se dividía en partes. Una parte se entregaba al propietario del barco, el resto se repartía entre la tripulación según sus méritos: los pescadores veteranos una parte, los jóvenes, los de tierra o los novatos, media parte o un cuarto, de acuerdo a sus habilidades, y el patrón o capitán, una parte, más otra que le dan los dueños por cuidar del barco.

Las relaciones en la costa

A continuación resalta Glas un hecho del que se quejan también otros autores de los siglos XVIII y XIX, obedeciendo, con toda probabilidad, a los intereses político-coloniales de España: “En vez de estimular este muy útil y provechoso sector comercial, los magistrados en estas islas adoptan todos los medios para perjudicarlo; pues de manera muy poco política fijan un precio al pescado y cargan su comercio con derechos disparatados y poco razonables, impidiendo además a los pescadores que tengan cualquier trato con los moros a cuyas costas van a pescar, lo cual constituye una grave injusticia , ya que se ven a menudo obligados, debido al mal tiempo, a arribar a la costa para repostar agua y madera (combustible). Sin embargo, privadamente tratan con ellos en beneficio mutuo; pues los canarios dan a los habitantes del desierto viejas cuerdas, que estos últimos destuercen y después hilan en hebras o en bramantes, para fabricar redes para pescar; también les dan pan (gofio), cebollas, papas y frutas de diferentes clases, a cambio de lo cual los moros les dejan coger agua y madera en su costa, siempre que les hagan falta estos productos tan necesarios, y les regalan huevos de avestruz y plumas.”

Alvarez Rixo, nuestro paisano, buen conocedor del tema, nos dice al respecto: “Con estos “moros mansos” la coexistencia y el intercambio resultaba posible. De ellos se podía obtener cera, miel, sebo, pieles, animales, lana y orchilla… Pero los pescadores canarios al llegar a las islas tenían que ocultar los productos intercambiados para no alborotar a las autoridades”, como si se tratara de contrabando.

Fruto de esos contactos y del buen conocimiento que tenían los pescadores canarios de todos los accidentes de la costa que frecuentaban, son los numerosos topónimos que nuestros compatriotas han legado a los derroteros y que salpicaban todo ese litoral: Boca del Río, Malillos, Médanos y tantos otros.

Los zenagas

Las gentes que habitaban las costas del Sáhara, en los siglos pasados y probablemente desde tiempo inmemorial, eran bereberes zenagas, que ya desde los siglos anteriores estaban brutalmente sometidos por las tribus guerreras árabes hassanies. Esta presión los ha hecho emigrar hacia el sur hasta quedar relegados en la actualidad a pequeñas poblaciones berberófonas relícticas en la costa sur de Mauritania y norte de Senegal, en la desembocadura de este río, conocida como la “Langue de Berberie”. El propio nombre del río y del país, Senegal, deriva por corrupción del etnónimo bereber zenaga. Marcy observó características fonéticas de su lengua que la aproximan a los lenguajes canarios, más que otros dialectos bereberes, al igual que sus inscripciones rupestres que, según dicho autor, son análogas a los grabados alfabetiformes de El Hierro. Debemos tener en cuenta que esta población zenaga se extendía mucho más al norte, hasta el mismo Sus, cuando a comienzos del siglo XV los árabes hassaníes los rechazaron hacia el sur. En aquellos momentos enlazaban con los cheljas del Sus. Tampoco debemos olvidar que esa fue la época del comienzo de la conquista de Lanzarote y Fuerteventura.

Pero quien mejor los describe es el viajero portugués Valentím Fernándes, a finales del siglo XV, que se refería a los zenagas como un pueblo de tradición sedentaria y pescadora, de barbas abundantes y vestidos con pieles. A Serra Rafols estos rasgos le hacían recordar a los guanches y, según él, con los rudimentarios bateles que poseían -vivían del mar en los bancos del antiguo Sáhara Español- sus remotas generaciones habrían abordado con ellos las islas Canarias.

Valentím Fernándes nos describe así sus rudimentarias embarcaciones:

“Sus bateles tienen cinco palos de “higuera del infierno” (tabaiba) secos, a saber: uno de braza y media de largo (2,6 m) y así los dos en cada costado de dos palmos menos (2,10 m) y estos tres van atados con cuerdas de las dichas redes y quedan por detrás los tres iguales y por delante sale el de en medio más, que es más largo. Entonces atan otros dos palos de seis palmos (~ 1,20 m) a sus costados, bien apretados. En medio de estos palos ponen sus redes, o la mujer e hijos, o cualquier cosa que quieren llevar, y él detrás en aquellos tres que salen más, con las piernas de dentro hacia el más largo. Y en cada mano traen una tablilla de palmo y medio (0,30 m) de largura y medio palmo (0,10 m) en ancho, con que reman. Y los que van en la barca van con agua por encima de las rodillas y así van y no se ahogan. Y de esta manera atraviesan cualquier golfo de aquellas marismas (se refiere al Banco de Arguin), 12 leguas, y también corren así toda la costa. Cuando están en tierra, luego ponen su barca al sol para que se seque y sea más ligera”.

Podríamos pensar en este tipo de embarcaciones a la hora de plantear una posible primitiva arribada “de fortuna” a las islas orientales, de pobladores procedentes de Tarfaya.

El cárabo

Muchos historiadores han hecho referencia a una clase de embarcación atípica, utilizada desde antiguo en la costa atlántica marroquí. Se trata del cárabo, corrupción del nombre local agherrabu con que la conocen los pescadores del sur de Marruecos.

El cárabo es descrito por Laoust como una embarcación de dos proas, ligera de costillaje y tablazón, delgada, elástica y fácil de varar. Dicho autor, después de hacer una exhaustiva descripción de las características de estos barcos, su ornamentación y los nombres (la mayoría bereberes) de todos sus componentes, acaba diciendo: “El agherrabu (cárabo) es el verdadero barco de pesca de los Chleuh (bereberes del Sus marroquí). Con este nombre es conocido desde Cabo Juby hasta Safi. El término ha podido derivar del griego karabos o del latín carabus. También presenta analogía con el qareb (árabe) utilizado en los puertos de Rabat y Casablanca.” A E. Serra le recordaba a otra embarcación antigua y ligera, también de dos proas: la utilizada por los vikingos (creemos que se refería al snekkar, de menor porte que el drakkar, pues este podía medir hasta 45 m de eslora). Pero Serra pensaba que los antecedentes de los humildes cárabos no estaban en los barcos nórdicos, sino que hay que buscarlos en los antiguos buques fenicios y púnicos que, según él -sobre todo los de pequeño porte y poco calado, utilizados para la pesca- fueron dejados en estas costas, escasas en madera, en donde una embarcación ligera, manejable y de poco consumo de madera era muy útil. También creía Serra que las naves gaditanas de la antigüedad debían ser de este tipo. Este autor nos dice finalmente: “Nada más verosímil que estos cárabos abordasen en más de una ocasión alguna de las islas Canarias, especialmente las orientales, y acaso ellos sean los responsables de alguna o de algunas de las aculturaciones superpuestas en el conjunto cultural que se halló en este archipiélago, en el momento de la conquista europea.”

En cualquier caso, creemos que este tipo de embarcaciones no tienen nada que ver con las “balsas” de los zenagas mencionadas anteriormente, mucho más rudimentarias y sólo aptas para navegar en aguas tranquilas y poco profundas, como las del Banco de Arguín.

Canarios en Mauritania. Los Imraguen

Ya hemos hablado de las pesquerías canarias más allá de Cabo Blanco, las cuales vienen frecuentando nuestros paisanos, sobre todo a partir del siglo XVIII. Las escasas poblaciones costeras que habitan en el bajo litoral de la Bahía del Galgo y del Banco de Arguin, esto es, desde Cabo Blanco hasta Cabo Timiris (ó Mirik) en Mauritania, han sido siempre sometidas por los guerreros nómadas árabes conocidos como hassaníes. Estos beduinos del interior nunca han explotado las riquísimas aguas de Arguin, pero se han asegurado la sumisión de pequeños clanes de pescadores, de origen bereber y negroide llamados Imraguen, que explotan desde hace mucho tiempo algunos puntos de aquellas costas.

El etnógrafo inglés J. Robin, en un magnífico artículo publicado en 1955 por la Royal Geographical Society de Londres, titulado “Moors and Canary Islanders on the coast of the Western Sahara”, nos da todo tipo de detalles sobre las relaciones pesqueras entre los canarios y los imraguen. Este autor, al igual que otros que le precedieron, como Glas, Berthelot y Perez del Toro, resaltan las excelencias pesqueras de las aguas del Sahara Occidental, especialmente las comprendidas entre los paralelos 19º y 24 º N, y las colocan entre las más ricas del mundo.

Up-Welling

Sabemos que la principal causa de la gran biodiversidad y extraordinaria riqueza pesquera de este mar se debe a un fenómeno oceanográfico estacional conocido como “Up-Welling o Afloramiento”, cuyo mecanismo, muy resumido, es el siguiente: las aguas profundas, y cargadas de nutrientes (sales minerales) de la corriente fría de Canarias, al tropezar con el talud continental africano ascienden, también favorecidas por el desplazamiento lateral del agua superficial a causa de los fuertes vientos alisios del Nordeste. Los alisios suelen cobrar intensidad durante la primavera y el verano, por eso el up-welling es estacional. En esa época se puede observar claramente la tonalidad verde del agua del mar cuando se navega por esas latitudes, que contrastan con el azul intenso de las aguas del Sáhara frente a Canarias. En esta dinámica interviene como factor importante la luz, pues en las épocas de up-welling hay un gran desarrollo del plancton vegetal (fitoplancton) en la zona fótica, hasta donde penetra la luz, que se alimenta de los nutrientes aportados por las aguas frías que ascienden. El ciclo de la cadena alimentaria (trófica) lo completan el plancton animal (zooplancton) que se come al fitoplancton, los peces pequeños e invertebrados que se alimentan de éste y, finalmente, los peces grandes que se comen a los pequeños y el gran depredador, vértice de la pirámide, que arrasa con todo: el hombre. Podemos asegurar, con certeza, que la riqueza de las aguas mauritanas radica en el up-welling. La importancia de este fenómeno es inimaginable, puesto que las 5 zonas de up-welling que existen en nuestro planeta, no ocupan más que el 1% de la superficie de los océanos y, sin embargo, aseguran el 50% del tonelaje de la pesca mundial.

J. Robin también nos dice: “Las aguas de la Bahía del Galgo y del Banco de Arguín son frecuentadas desde hace mucho tiempo por las flotillas de pesca del archipiélago de las Canarias, y particularmente por los marinos de Lanzarote, Fuerte-Ventura (sic) y Gran Canaria. Este dominio atlántico es, por lo tanto, el teatro, varias veces secular, del encuentro de dos poblaciones, de dos lenguas, de dos civilizaciones y, finalmente, de dos técnicas profundamente diferentes.

La técnica de los pescadores canarios es muy vecina de las utilizadas en las costas europeas del Atlántico. La más tradicional comporta el uso de grandes embarcaciones a vela, goletas, “dundees” y balandros, provistos de anexos o lanchas, comparables a los “doris” utilizados antiguamente en el Banco de Terranova, y el empleo de liñas de fondo o grandes redes rectas, de malla variable, según la especie de pescado que se quiere capturar. El objetivo perseguido es la captura, con redes, de los bancos de corvinas, de bonitos o de lisas; o, a la liña, samas y chernes; estos peces son capturados por las embarcaciones anexas (lanchas) a la embarcación madre (goleta), a bordo de la cual son cortados y salados para luego ser transportados a las Canarias; allí son tratados por desecación y vendidos en los mercados con los nombres de corvinas y de bacalao.”

En cuanto a la técnica inmemorial de los Imraguen, se encuentra su primera descripción en la relación de Valentím Fernándes (1506-1507), cuya traducción bajo el título “Descripción de la Costa de Africa de Ceuta al Senegal” se le debemos a P. de Cenival y a Th. Monod:

“Las redes con las cuales pescan los azanegues “schirmeyros” son de hilo hecho con raíces y corteza de árboles. Alcanzan una braza de ancho por cinco de largo. Ellos las enrollan sobre un grueso palo con dos puntas y del tamaño de un bordón. Los flotadores de esta red son de trozos de madera de “Figueyra do inferno” (que es la tabaiba dulce, Euphorbia balsamifera) que ellos llaman “afernan”. La planta de la que hacen las redes es una Asclepiadácea (Leptadenia spartum) conocida por ellos como “titarek”. La plomada de la red se compone de bolas de arcilla cocida, secadas en ceniza caliente, y perforadas.”

“Para pescar, van de dos en dos, cada uno llevando su red enrollada en su palo. Queriendo pescar, juntan el uno al otro sus redes y, desde que ellos han apercibido los peces, avanzan cada uno de su lado, dejando poco a poco caer la red de los palos entre ellos, hasta el momento en que alcanzan la orilla y se juntan. Todo esto sucede en agua poco profunda, que no les llega sino hasta las rodillas, y en el momento de más calor del día, puesto que los peces están como atontados por el calor del agua. Ellos llevan en la mano derecha su arpón para arponear los peces que quieren franquear la red saltando al aire. Es así como ellos practican la pesca.”

Continua diciendo Valentim Fernándes: “… son tan pobres y tan miserables que no tienen ni pan, ni aceite, ni madera para quemar, ni sal, ni nada. Para preparar su comida, reúnen algas y les prenden fuego, poniendo el pescado que capturan en la parte inferior de este fuego, lo asan y se lo comen así, sin añadirle ningún otro ingrediente. Es la misma manera con que se comen las tortugas…”

“…están tan oprimidos por los alarbes que (cuando llegan a sus campamentos a exigirles tributo) se comen todo lo que encuentran y se acuestan con sus mujeres y sus hijas en sus propios hogares.”

La pesca con delfines

El relato de V. Fernandes a comienzos del siglo XVI sobre la manera de pescar de los azanegues en Arguin, se diferencia muy poco de lo que sucede en la actualidad con los imraguen, cuando llega la época de la pesca (de octubre a marzo) de la gran lisa amarilla (80-100 cm), que acude allí por millares durante su migración al Sur. Esta especie es muy valorada por los maures tanto por su carne (tichtar) como por sus huevas (que exportan como poutargue), las cuales secan al sol a la manera de las jareas canarias. De las cabezas extraen un aceite muy apreciado, que utilizan para todo.

La única diferencia estriba en los materiales utilizados ahora en las redes de pesca: las fibras vegetales de la malla (titarek), los flotadores de tabaiba (afernan) y los pesos de arcilla cocida, están siendo sustituidos paulatinamente por materiales sintéticos modernos. Pero hay otra novedad interesante que, aunque V. Fernándes no la incluyera en su relato, no podemos descartar que existiera en aquella época, incluso mucho antes. Se trata de un extraordinario hecho de colaboración entre animales y el hombre con el fin de obtener un beneficio mutuo: la comida. Los delfines acuden a la orilla cercando los bancos de lisas, respondiendo también a la llamada de los imraguen cuando golpean el mar con sus gruesos palos. Es este un claro ejemplo de simbiosis entre el hombre y el animal, digno de un profundo estudio etológico. Aunque muchos autores piensan que se trata de una asociación puntual, más que de una verdadera cooperación.

Volviendo al fantástico escenario, los imraguen con sus redes desplegadas y con el agua por las rodillas, forman una barrera y van encerrando al pescado en varios círculos de redes y, mientras, los delfines por el otro lado comiendo todo lo que pueden. El espectáculo es impresionante, centenares de enormes lisas tratando de escapar, saltando sobre las redes en todos los sentidos… Después de la euforia viene la calma, las redes están llenas. Los pescadores, contentos con su captura la llevan a la playa para que las mujeres y los niños comiencen su trabajo… Una vez descabezado el pescado, se abre, se le cortan las aletas, se lava y se pone a secar al aire, sin sal. Ya tienen sustento hasta la próxima temporada.

“Ese “modus vivendi” concurrente entre las actividades de los pescadores canarios y mauritanos, parece que se debió establecer de manera tácita por las dos partes para respetar una línea divisoria ideal, que correspondería, aproximadamente, a la isóbata situada a –1,60 m de profundidad, la cual delimitaría los fondos de pesca explotables según la técnica de los imraguen, de los más profundos que podían explotar los canarios”, y añade J. Robin:

“A pesar de que a veces esos acuerdos fueron violados y llegaron incluso hasta las armas, las relaciones se desarrollaron de forma pacífica. Los marinos Canarios tenían necesidad de tocar tierra para reparar sus redes y barcos y abastecerse de agua dulce en todas estas costas carentes de ella, con la excepción de la isla de Arguín”. Sabemos que los portugueses se habían fortificado allí desde el siglo XV con el fin de controlar la pesca y el comercio con las caravanas que recalaban por esa zona. La isla de Arguín es conocida por algunos como Cerne, localizando allí la antigua colonia púnica. En mi opinión, parece como si los portugueses, en su época de expansión oceánica, fueran siguiendo los pasos de los fenicios en sus descubrimientos y establecimiento de colonias en la costa. Puede ser casualidad, o puede que tuviesen algún conocimiento de las rutas por documentos antiguos. En cualquier caso, esta pequeña isla tuvo un alto valor estratégico que se disputaron portugueses, holandeses, ingleses y franceses durante siglos. Los grandes aljibes que aún se conservan allí pueden abastecer de agua potable a una población numerosa.

“Los canarios fueron a menudo autorizados a desembarcar por ciertas tribus maures a cambio de una compensación pagable en pescado y en gofio. Algunos de estos acuerdos persisten en nuestros días y perpetúan los lazos anudados en el pasado entre ciertas poblaciones maures, especialmente los Ahel Laghzel o los Barikallah, y ciertas familias de pescadores canarios.”

Así continuaron las cosas hasta que, en 1905 a raíz de la misión del científico Profesor Gruvel, la administración francesa decidió la creación en la Bahía del Galgo de un puesto militar y de una estación de pesca provistos de aparatos para destilación del agua del mar. Así es como nació la villa de Port-Etienne, que tendría más tarde fuertes repercusiones políticas y económicas y contribuiría a instaurar el clima favorable a contactos más continuos y fecundos entre mauritanos y canarios. El impulso económico vino de la mano de la instalación allí de industrias, para salar y secar el pescado, dedicadas a la exportación, proceso que culminaría con la creación, en 1921, de la “Societé Industrielle de la Grande Peche”. Esta Sociedad disponía de una flotilla cuyos cuadros, a excepción de algunos franceses, estaban constituidos por patrones y marinos canarios, con los cuales se tuvo la prudencia de mezclar indígenas para proceder así a la formación profesional.

A pesar de los avatares provocados por la 2ª Guerra Mundial, continuaron las relaciones canario-mauritanas, aunque en condiciones diferentes. El fin de la guerra provocó en Port-Etienne una renovada actividad, marcada por la instalación de modernas industrias. Y fue en 1951 cuando se fundó una nueva empresa oficial, la “Societé Indigène de Prévoyance de la Baie du Lévrier”, organismo de ayuda mutua al cual se podían adherir todos los habitantes indígenas de la circunscripción y cuyo principal papel fue el de funcionar como una caja de crédito marítimo. Así, todo socio deseoso de adquirir de un vendedor canario una embarcación de pequeño tonelaje (lancha o balandro), para su propio uso, recibía de la Sociedad el avance de dinero necesario, obligándose a reembolsarlo, aumentado por un pequeño interés, en un plazo de dos años, sobre el producto de la pesca. También se ocupaba la Sociedad, con el concurso de un carpintero de ribera especializado, del carenado y reparaciones de las lanchas de sus socios, a título oneroso. Las embarcaciones así adquiridas fueron empleadas de diferente manera según perteneciera su propietario a una comunidad tradicional de Imraguen o fuese deseoso de adoptar la técnica de los pescadores canarios. Esta última opción es la que siguieron los guerreros nómadas hassanies.

Como hemos visto, los Imraguen continuaron hasta hace pocas décadas con su técnica tradicional en materia de pesca, utilizando sus embarcaciones para la comunicación entre sus campamentos: Arguin, Islas de Tidra y Serenni, Cabo Timiris, Iwick, etc., y Port-Etienne, donde se encontraba el principal mercado, transportando en un sentido el pescado y otros productos de la pesca que ellos querían vender, y del otro las mercancías y agua potable destinadas a su consumo, que compran en la villa.

“En el caso de los que compraron los barcos para utilizarlos en la pesca, vemos que de nuevo intervinieron los canarios. Generalmente, las primeras tripulaciones de las lanchas compradas con el concurso de la Societé de Prévoyance eran mixtas. El nuevo armador mauritano embarcaba, al menos, un marino canario, del cual aprenderían el arte de navegar a vela (latina), el mantenimiento de la embarcación, el uso de la liña de fondo, las redes, así como todo lo referente a la preparación del pescado: descabezarlo, abrirlo, limpiarlo, salarlo, almacenarlo, etc. La retribución de cada uno se hacía “a la parte de la pesca” siguiendo el tipo de contrato de aplicación vigente en el país. La parte de los canarios era aumentada por una prima que el patrón mauritano utilizaba para conservar la colaboración de su partenaire.”

Para poder valorar lo que fue el progreso de la implantación de las pesquerías canarias en el Sáhara y Mauritania basta comparar las cifras que daba Glas a mediados del siglo XVIII: 30 barcos de vela y 700 hombres, con las proporcionadas por Robin doscientos años más tarde (1955): “Alrededor de 3000 marinos canarios frecuentan de manera estacionaria la Bahía del Galgo y el Banco de Arguin a bordo de una flotilla modernizada, y en su mayor parte motorizada, tienen en Port-Etienne (hoy Nouadhibou) su puerto de atraque y fondeo, donde se ha establecido una pequeña base constituida por canarios inmigrados. Así, estos pescadores valerosos han acabado por obtener pacíficamente sus derechos de ciudadanía sobre esta tierra sahariana que le había sido tanto tiempo hostil. Varias decenas de pequeñas unidades, balandros y lanchas, ya no abandonarán más esos parajes y ahora tienen un lugar apreciable en la economía local.”

Nuestra experiencia de tres décadas en estas costas nos ha servido para confirmar algunas de las cosas que aquí se dicen. Muchas conversaciones hemos tenido con los pescadores del sur de Marruecos (en la zona de Cabo Guir), del Sáhara (cuando estuvimos en Puerto Cansado sobre la torre de Santa Cruz de la Mar Pequeña), de Tarfaya (nos comentaban que ellos, a veces, ven las montañas de Fuerteventura y que conocían el dicho: “De Tuineje a Berbería se va y se viene en un día”), y de Mauritania, donde nos hablaban con nostalgia los imraguen de las estrechas relaciones que sus abuelos tuvieron con nuestros pescadores. Allí nos enseñaron (y navegamos en ellas a vela latina) algunas de las viejas lanchas canarias que aún conservan. En todas esas ocasiones me invadía esa extraña sensación indefinible, mezcla de memoria histórica y orgullo.

Reflexión final

Con la llegada del siglo XX y los barcos de vapor, comienza el declive de las pesquerías canarias tradicionales. Si bien hemos visto que a mediados de los años 50 del pasado siglo, la flotilla canaria que operaba en Mauritania había intentado modernizarse, y alcanzar un cierto grado de desarrollo las pesquerías en aquella zona, no fue suficiente para competir con la tecnología punta de las potentes flotas europeas y asiáticas que, cada vez más, iban imponiendo su ley en unas aguas en las que durante siglos estuvimos prácticamente solos.

La vergonzosa cesión del Sáhara a Marruecos en 1975 significó la puntilla a una situación decadente e insostenible. A partir de ahí, las cosas fueron empeorando y ni siquiera el tan cacareado Plan de Desarrollo Pesquero para Canarias propuesto por el gobierno de Suárez, supuso mejoría alguna, pues los 10.000 millones de la época para reconvertir la flota canaria, no se vieron por ninguna parte (en realidad sí se vieron en Galicia). Se ve que España no tenía demasiado interés de que esto sucediera, ni de que se desarrollara la ley del 78 para delimitar nuestras aguas de la Zona Económica Exclusiva, como sí lo hizo Portugal por esas mismas fechas, con Azores y Madeira. No había voluntad política y sobre todo se temía, y se teme, alterar las delicadas relaciones con Marruecos.

Así han continuado las cosas hasta nuestros días, tiempo en el que hemos visto desaparecer las industrias canarias conserveras y derivadas de la pesca, la flota canaria amarrada en puerto, y a punto de ir al desguace los últimos barquitos de Lanzarote….

Ante esta crítica situación nosotros nos preguntamos si hay razones para que los canarios tengamos que estar mendigando ante las instancias españolas y europeas sobre un derecho que nos asiste y que la Historia nos otorga. Como ya hemos visto, nos hemos ganado a pulso, con sudor y sangre, el que una de las principales y más ricas pesquerías del mundo lleve el nombre de Banco Canario-Sahariano. Y que España no olvide que las posesiones que un día tuvo en esta región del Atlántico africano las consiguió, en gran parte, gracias a Canarias y a los canarios. La última palabra no está dicha.

BIBLIOGRAFÍA

ÁLVAREZ RIXO, J.A. 1982. Historia del Puerto de Arrecife. ACT, Cabildo de Tenerife, 250 pp.

BARKER-WEBB, P. y BERTHELOT, S. 1839. Histoire Naturelle des Iles Canaries. Tomo II, 2ª parte. pp. 229-252. París.

GARCÍA CABRERA, C. 1970. La pesca en Canarias y Banco Sahariano. Cons. Económ. Sind. Interprov. de Canarias. 168 pp. Tenerife.

GLAS, G. 1982. Descripción de las Islas Canarias (1764). Inst. Estud. Canarios. 168 pp. Tenerife.

HERVÉ – GRUYER, CH. et al. 1993. Imraguen, les pêcheurs du desert. 80 pp. Gallimard, París.

LAOUST, E. 1923. Pêcheurs berbères du Sous. Hespéris, T. III, pp. 237-264. Rabat.

MANRIQUE, A.M. 1889. Historia de Lanzarote y Fuerteventura. 152 pp. Lanzarote.

MARTÍN HERNÁNDEZ, U. 1986. Donald Mackenzie. Un inglés en Cabo Juby. II Aula Canaria y el Noreste de Canarias. pp. 399-410. Las Palmas de G.C.

PÉREZ DEL TORO, F. 1881. El tabaco canario y las pesquerías en Africa. 236 pp. Madrid.

PÉREZ SAAVEDRA, F. 1993. La pesca en aguas de Lanzarote y del Banco Sahariano. Anuario de Estudios Atlánticos, Núm.. 39, pp. 527-543. Madrid-Las Palmas.

ROBIN, J. 1955. Maures et canariens sur les cotes du Sahara Occidental. Notes Africaines. I.F.A.N. Dakar.

SERRA RAFOLS, E. 1971. La navegación primitiva en el Atlántico africano. Anuario de Estudios Atlánticos. Núm. 17, pp. 391-399. Madrid – Las Palmas.

VENTURA BELTRÁN, J. 1934. De la Historia de Cabo Juby. Africa. Epoca 2ª, año X.

Publicado en General | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Los atentados de Casablanca

La ola de atentados kamikazes que enlutó a Marruecos el 16 de mayo de 2003, ha sido presentada como una operación concebida por Abu Mussab Zarquaui de las redes de Al Qaeda. El reino cherifiano (marroquí) habría arrestado con rapidez a los cómplices, a quienes habría juzgado y condenado, salvando así su proceso democrático. Una tesis analizada paso a paso por el profesor Omar Mounir que muestra, en una reciente obra, las incoherencias de la versión oficial. En realidad, los atentados podrían vincularse con la cuestión del Sahara Occidental y habrían sido utilizados por la monarquía para silenciar a un partido islámico que todos consideraban ganador en las inminentes elecciones municipales.

El 16 de mayo de 2003 Marruecos es sacudido por una ola de atentados sin precedentes. Con una serie de cinco ataques casi simultáneos en la ciudad de Casablanca, el reino se ve de pronto afectado por el «terrorismo internacional».

La operación deja un saldo de alrededor de cuarenta muertos y un centenar de heridos. De inmediato, el poder adopta una legislación antiterrorista hasta entonces sometida a una fuerte oposición, y encarcela a un gran número de opositores políticos provenientes de los movimientos islámicos. Estas medidas legítimas y apropiadas son tremendamente eficaces, Marruecos erradica con rapidez el terrorismo y recupera su estabilidad anterior.

Arriba: Omar Mounir

Esta es, en todo caso, la versión oficial marroquí de este suceso que hoy ha desaparecido de la memoria colectiva. No obstante, Omar Mounir, ex profesor de la Facultad de Derecho de Casablanca, acaba de publicar un libro, Los atentados de Casablanca y el complot del 11 de septiembre, donde señala las contradicciones de la tesis esgrimida por las autoridades del país. Analizando esta ola de atentados en el contexto general de «guerra al terrorismo» y del conflicto iraquí, dicho autor propone una interpretación totalmente distinta de estos hechos.

Versiones contradictorias

Desde las primeras horas, las versiones dadas a los medios masivos de comunicación son muy confusas, tanto sobre los objetivos atacados como sobre el modo operativo de los terroristas. Para el periódico francés Le Monde, «tres vehículos cargados con explosivos estallaron respectivamente cerca del consulado de Bélgica, del hotel Farah-Maghreb (ex Safir) y del Círculo de la Alianza Israelí, y una o dos bombas hicieron explosión en la Casa España, el centro cultural hispánico, que cuenta con un restaurante muy frecuentado».

En el sumario, el «periódico de referencia», contradiciéndose a sí mismo, explica que los atentados son «en su mayoría ataques suicidas de kamikazes». ¿Será posible estar frente a kamikazes tan ingenuos que permanecen ellos mismos dentro del vehículo parqueado que vienen de cargar con explosivos para hacer estallar?

En el mismo artículo, el periodista afirma que «una bomba habría sido puesta en la entrada del edificio [el hotel Farah-Maghreb] por un kamikaze a pie, según declaraciones de un testigo». El ministro del Interior marroquí, Mustafa Sahel, explica que «esos atentados llevan la firma del terrorismo internacional». Según él, «el objetivo buscado por los terroristas era dañar el proceso democrático en Marruecos y su “pluralismo” político».

Objetivo alcanzado: en los días siguientes, la policía marroquí arresta a numerosos opositores provenientes de movimientos islámicos, mientras que el propio presidente del Partido Justicia y Desarrollo, la rama política de esta tendencia, califica estos atentados como «salvajes crímenes terroristas» [1].

Las investigaciones no insisten mucho en las eventuales motivaciones de los terroristas. Se contentan con el cassette de audio distribuido en febrero de 2003 y atribuido a Osama Bin Laden donde afirmaba que «los musulmanes deben movilizarse para librarse del yugo de esos regímenes apóstatas, sojuzgados por los Estados Unidos. (…) Entre los países que deberían ser liberados están Jordania, Marruecos, Nigeria, Pakistán, el país de las dos mezquitas sagradas y Yemen» [2].

Según la policía, «una decena de kamikazes murieron y tres sospechosos, todos de nacionalidad marroquí, fueron arrestados». Entre ellos habría un kamikaze herido. En los días siguientes, la policía identifica a ocho miembros de los cinco comandos y realiza alrededor de 30 arrestos. La investigación se centra en un grupo islámico, Assirat Al-Mustaquim (El Camino Recto), una banda de un barrio popular de Casablanca que propugna una aplicación rigurosa de la ley coránica.

Siguiendo el impulso de los hechos, el presidente norteamericano, George W. Bush, brinda su ayuda para «arrestar y aplicar la justicia a los responsables» de los atentados. Esta propuesta provoca de inmediato una fuerte oposición popular, ya que el propio Bush es calificado de «bombero-incendiario».

Después, tras haber interrogado a otros dos kamikazes sobrevivientes, la policía marroquí arresta «al coordinador principal» de los atentados, pero este fallece de «muerte natural» antes de ser llevado ante la justicia. No obstante, según los investigadores, las personas ya arrestadas han permitido identificar a ocho de los 14 kamikazes, así como conocer todo el funcionamiento de la red.

En los próximos días, un sospechoso francés es interrogado en Tánger. Este hombre, Robert Richard Antoine Pierre, reside en Marruecos desde hace seis años y rápidamente se ha vuelto sospechoso de ser un eslabón esencial del dispositivo.

Robert Richard Antoine Pierre (Fuente: Maroc-Hebdo)

Simulacro de proceso

La serie de juicios sobre este asunto constituye una verdadera parodia de justicia. A finales de junio, cerca de 30 marroquíes detenidos antes de los atentados y sospechosos de pertenecer a la organización clandestina «Salafia Jihadia» son juzgados… ¡por el papel desempeñado en la operación de Casablanca! El fiscal solicita la «pena máxima», o sea, la pena de muerte para una decena de ellos. No obstante, todos negaron los hechos excepto Yussef Fikri, bautizado «el emir de la sangre» por la prensa. A pesar de todo, el tribunal proseguirá con sus alegatos [3].

Unos días más tarde, mientras el ministro de Justicia Mohammed Bouzoubaa afirma que 700 personas están sometidas a procesos judiciales debido a su implicación «directa o indirecta» en esta tragedia, el primer proceso directamente vinculado a los «atentados suicidas» se inicia en Casablanca.

Los 52 sospechosos (que pronto serán 87) son miembros de la Salafia Jihadia. Entre ellos, los tres kamikazes que supuestamente sobrevivieron.

Estos son, además, los únicos en ser perseguidos por su papel en los atentados del 16 de mayo, mientras que los otros son sospechosos de haber fomentado proyectos similares en Marrakech, Agadir y Essauira. Son juzgados sobre la base de la nueva ley antiterrorista, aprobada justo después del ataque, en junio de 2003 y aplicada de manera retroactiva [4].

El único elemento material presentado contra ellos por la fiscalía: «diversos cassettes que, según esta, hacen la apología de la yijad en Chechenia, Palestina y Afganistán y que los culpables habrían visto en grupo antes del drama del 16 de mayo» [5]. Finalmente, cuatro de ellos son condenados a muerte y 39 a cadena perpetua [6]. Un francés, Pierric Picard, arrestado y juzgado en el marco de este problema, es puesto en libertad.

Un tercer proceso se inicia a finales de agosto. Permite a la justicia marroquí interesarse por el caso de Pierre Robert (llamado también Richard Robert y Didier Robert), un «musulmán francés» arrestado en Tánger el 3 de junio de 2005 y acusado por los magistrados de Rabat de ser «el principal responsable de células terroristas constituidas en Tánger, Fez (ciudad al interior del país)), Casablanca, y en el norte del país» [7]. Se ve implicada también la Salafia Jihadia, cuyo «emir» sería el citado francés. Pierre Robert, que comparece junto a 32 musulmanes salafistas marroquíes, afirma el 9 de septiembre de 2003 haber trabajado para la DST francesa (espionaje francés) y, por orden de esta, haberse infiltrado en el grupo islámico argelino.

El habría participado en el «desmantelamiento de una red de 16 argelinos, tunecinos y marroquíes que operaba conjuntamente en cinco países europeos, entre ellos Bélgica y Francia, que amenazaban atacar la Copa del Mundo 1998 y la catedral de Estrasburgo mediante atentados con bombas.» [8]. Le diario argelino Quotidien d’Oran recuerda además que «la DST está incluida en la investigación de Casablanca, debido a que tres ciudadanos franceses habían perecido en los atentados. Inmediatamente después de los hechos, 14 agentes de la DST llegaron a Marruecos, entre ellos especialistas en identificación judicial, especialistas en explosivos y expertos del laboratorio central para apoyar a sus homólogos marroquíes».

Aunque el ministerio francés haya desmentido de inmediato esas informaciones, las declaraciones de Robert causan sensación. No obstante, ello no impide que la justicia marroquí le aplique una pena grave, a pesar de la ausencia de todo elemento material en su expediente de acusación. El 29 de septiembre es condenado a cadena perpetua, al igual que otros dos detenidos. Los demás son condenados a penas que van de tres meses a 30 años de cárcel, mientras que sólo dos son liberados [9].

El rey de Marruecos, Mohammed VI visitando a los heridos del atentado.
Foto gobierno marroquí.

Así termina este tenebroso asunto. Con esta última ola de condenas, las autoridades marroquíes cierran el caso de los atentados más sanguinarios sufridos por Marruecos, sólo cuatro meses después de haber sido cometidos. Sin embargo, no se sabe nada acerca de las motivaciones de los autores, ni de la ideología de la red de la que serían miembros, ni de los objetivos perseguidos, ni tampoco del modo en que operaron. Tanto en el plano político como en el material, estos atentados siguen siendo un misterio. Un misterio que Omar Mounir ha decidido aclarar.

La selección de los objetivos
El primer ataque ocurrió en el barrio de Sahat Al-Arsa, en la vieja zona musulmana de Casablanca. Contrariamente a lo que sería después la versión oficial, el atentado no fue cometido por un comando de tres kamikazes, sino por uno solo.

Las otras tres víctimas habrían sido simplemente transeúntes, según los testimonios recogidos por el semanario Tel Quel. Los medios masivos de comunicación eclipsarán con rapidez este detalle para tratar de explicar cuál era el objetivo perseguido por el o por los terroristas.

Según su criterio, el objetivo que quería atacarse era el vecino cementerio judío. No obstante, como lo señala Omar Mounir, «el último enterramiento se remonta a 1950» y la explosión tuvo lugar a varias calles de distancia del cementerio. El autor se asombra: « ¡Venir, aparentemente, con la intención de volar en pedazos un cementerio o lo que sea y ni siquiera saber dónde se encuentra!»

Por su parte, el ataque al Centro de la Alianza Judía -según testimonios recogidos también por el semanario Tel Quel-, había sido efectuado por dos terroristas provistos de bombas. En la víspera, los terroristas habrían causado problemas allí en ocasión de un banquete de 150 personas. Prefirieron realizar el ataque cuando el sitio estaba vacío, una noche de viernes de sabbath.

El tercer objetivo era el restaurante «Le Positano», que se encuentra frente a la embajada de Bélgica. Es frecuentado por una gran parte de la comunidad judía de Casablanca, y está situado en el barrio de la ciudad donde hay más sinagogas. Queda también bastante cerca de la embajada de los Estados Unidos.

Pero también en este caso abundan las incoherencias: los terroristas volaron, o al menos las explosiones ocurrieron fuera del restaurante y no dentro de este. Las víctimas son transeúntes, en especial un francés que se bajaba de su automóvil. Ningún judío podía ser lesionado, ya que, una vez más, el atentado se cometió la noche del sabbath.

Todo esto en cuanto a los tres atentados «fallidos», cuyas víctimas son principalmente sus propios autores. Sólo algunos transeúntes sufrieron, a veces de modo fatal, las consecuencias de la «torpeza» de los terroristas.

El atentado contra los intereses españoles en Marruecos es mucho más sanguinario. Hacia las 10.30 pm, tres terroristas penetran en la Casa de España, que incluye un restaurante y un club social español subvencionado por Madrid. El ataque deja un saldo de 22 muertos, entre ellos un italiano, dos españoles y 19 marroquíes.

Finalmente, el último atentado se lanza contra el hotel Farah, dejando un saldo de tres muertos: un kamikaze, un guardia del hotel y el conserje.

¿Cuál es la lógica de estos atentados? Según la AFP, «los ataques (…) han tenido como objetivo instalaciones judías y establecimientos frecuentados por extranjeros». No obstante, «la mayoría [de las víctimas] son marroquíes» [10].

En lo referente a los «objetivos judíos», parece que los ataques no se habrían efectuado con la finalidad de matar, ya que en los sitios escogidos no podía haber judíos esa noche. De ahí la hipótesis de Omar Mounir: los terroristas «querían advertir a los judíos y no matarlos, quizás…. Obligarlos a marcharse de Marruecos hacia Israel como Sharon les pedirá al día siguiente de las explosiones».

Un solo objetivo tal vez se identifique claramente: España. Como señala Omar Mounir, «la Casa de España estaba ubicada en el mismo edificio de la Cámara de Comercio española, no lejos de la misión católica ibérica de San Francisco de Asís, detrás del restaurante. El Estado y la Iglesia españoles estaban, pues, representados ahí».

A unos pocos días de celebrarse elecciones municipales cruciales para el gobierno de Aznar, aliado incondicional de Washington, este se ve así enfrentado a un ola de críticas por parte de José Luis Rodríguez Zapatero, quien lo acusa «de haber colocado a España en la lista de los objetivos del terrorismo internacional» [11].

Vínculos con Al Qaeda
Durante la investigación que llevaron a cabo, las autoridades marroquíes atribuyeron a diversos grupos islámicos la responsabilidad de la organización de esos ataques: Assirat Al-Mustaquim, después la Salafia Jihadia; dos organizaciones poco conocidas por los especialistas mundiales en terrorismo. La prensa menciona múltiples conexiones internacionales: el periódico Al-Ittihad Al-Ichtikari afirma que «por lo menos dos kamikazes residían en Egipto y en los Emiratos y habrían llegado a Marruecos por avión procedentes de Londres y Bruselas».

El 5 de junio, nos enteramos por el Washington Post que los atentados habían sido preparados desde hacía varios meses y que la orden de ejecución la había dado el propio Abu Mussab Zarquaui. Dos semanas más tarde, Al Qaeda reivindica los atentados «mediante la grabación en vídeo de un hombre enmascarado que anuncia nuevas operaciones suicidas».

Ese mismo día, el 23 de junio, el periódico As Sabah publica informaciones según las cuales los ataques habrían sido financiados por «un grupo de marroquíes residentes en Gran Bretaña, en países escandinavos, Suecia y Dinamarca». Ello permite vincular la operación con las redes del terrorismo internacional, y, en especial, con la nebulosa Al Qaeda de Osama Bin Laden.

La identidad de los kamikazes y su origen social, profusamente difundidas por la prensa, choca totalmente con esta teoría del complot. Procedentes de las villas miseria más pobres de Casablanca, los supuestos terroristas eran un vendedor ambulante, un soldador, un vendedor de pescado e incluso un parqueador de carros. Un perfil que no encaja con la tesis de los «agentes infiltrados» mantenidos desde el extranjero… La inexperiencia de las personas escogidas excluye igualmente que hayan podido efectuar esos ataques con una precisión tan minuciosa, ya que las explosiones ocurrieron, como en Madrid, con una diferencia horaria inferior a 15 minutos.

A partir de estos elementos, el autor elabora dos hipótesis: para él, esos «kamikazes» actuaron bajo la acción de psicofármacos y sus bombas fueron detonadas a distancia. Una hipótesis que tiene el mérito de explicar por qué las bombas colocadas en el hotel Farah-Maghreb y en el Círculo de la Alianza Israelita explotaron antes de que los terroristas salieran del edificio. Ello explicaría asimismo por qué las informaciones acerca de los explosivos y sus dispositivos de detonación son tan contradictorias.

En definitiva, que hoy no se sabe aún qué tipo de explosivo se utilizó, quién ensambló los artefactos y cómo fueron programadas para detonar, según varios periódicos, con minutos de intervalo fijo de cinco minutos. Un mecanismo que no permitiría hablar de “kamikazes”, y que no explica por qué la mayoría de las bombas estallaron fuera de los objetivos que pretendían destruir.

El interés de los musulmanes en efectuar esos atentados continúa siendo una incógnita. La operación, de hecho, tuvo lugar a cuatro meses de distancia de unas elecciones municipales consideradas igualmente por «observadores y politólogos como un ras de mar islámico». La ola de arrestos que siguió a los atentados de Casablanca afecta ante todo a las figuras más populares y conocidas el islamismo marroquí, en especial Abdelbari Zemzmi, Mohamed Fizazik y numerosos cuadros del Partido Justicia y Desarrrollo (PJD), tercera agrupación política en el Parlamento.

Sometido a presión, el movimiento sólo presentará candidatos en el 16% de las circunscripciones en las elecciones municipales. Desde este punto de vista, la ola de represión que siguió a los atentados debe ser comparada con la que siguió a la victoria de los musulmanes argelinos en las elecciones municipales de 1990, con la diferencia que en Marruecos los atentados permitieron actuar antes de la votación.

Paralelamente, la invención del delito de «apología del crimen de terrorismo», que permite reprimir todo discurso de protesta política cuya virulencia recordase la de las organizaciones terroristas, permite a las autoridades marroquíes denunciar ante la justicia a diversos periodistas y directores de periódicos. En consonancia con las «democracias» occidentales después del 11 de septiembre, Marruecos aprobó también una legislación antiterrorista de extrema seguridad poco tiempo después de los atentados.

Todos esos elementos no permiten conocer las verdaderas motivaciones de los autores de los atentados. En todo caso, reducen a nada la versión oficial, demostrando una total incongruencia entre el supuesto nivel de aficionados de los «kamikazes» fanáticos y la preparación metódica que supone una ola semejante de ataques simultáneos.

Al reforzar la comparación de los movimientos islámicos con la nebulosa terrorista internacional erigida como nuevo enemigo por Washington, los atentados de Casablanca justifican la guerra contra el terrorismo llevada a cabo por los Estados Unidos a partir del 11 de septiembre de 2001.

No obstante, la falta de coherencia real en la selección de los objetivos permite suponer que el objetivo del ataque es todavía tremendamente desconocido por el gran público. Al igual que en los atentados de Madrid, que ocurrieron nueve meses después, los atentados de Casablanca deben inscribirse en una agenda -o al menos en un contexto- cuya lógica hay que descubrir aún. Es muy posible que la cuestión del Sahara ex español, viejo tema de discordia entre Marruecos y Argelia, tenga que ver en todo ello.

El 16 de mayo de 2003, fecha de los atentados, el ministro de Relaciones Exteriores marroquí, Mohammed Benaissan, se reunió con Dick Cheney, Condoleezza Rice, Paul Wofowitz, Richard Armitage y con el subsecretario de Estado para el Cercano Oriente, William Burns. Desde hace cerca de 30 años, Marruecos ocupa las dos terceras partes del Sahara Occidental, una antigua colonia española. Posteriormente, se enfrentó a una resistencia armada del Frente Polisario, que aboga por la autodeterminación. Pero Rabat no parece decidido a abandonar este pedazo de territorio, rico en hierro y en fosfato -inclusive en petróleo- a pesar de las numerosas propuestas de la Organización de la Unidad Africana y de la ONU.

Esta cuestión se ha convertido en una preocupación fundamental de Washington desde 2002; se aprobó el «Initiative Pan Sahel», lanzado a fines del 2002 conjuntamente con Chad, Níger, Mauritania y Mali para «garantizar en conjunto la protección de las fronteras, el control del movimiento de personas, la lucha contra el terrorismo y la cooperación regional». Todo ello con un presupuesto de siete millones de dólares, con una posibilidad de reevaluación a la altura de 125 millones en los cinco próximos años.

Bajo la cobertura de Al Qaeda y de su supuesto aliado, el Grupo Salafista para la predicación y el combate argelino, la administración estadounidense ha aumentado ya considerablemente su poder militar en la región. ¿Acaso Marruecos habría sido sancionado por su intransigencia en el caso, que bloquea desde hace años el buen funcionamiento de la Unión del Magreb árabe afectando las relaciones entre Rabat y Argel?

En todo caso, es indiscutible que los atentados de Casablanca ocurrieron en el peor momento para el poder marroquí, en plena negociación diplomática del nuevo plan Baker sobre este asunto. Este plan prevé en especial la organización de un referéndum en el Sahara occidental de aquí al 2010, en el cual todos los habitantes de la región desde finales de 1999, ya sean marroquíes o saharauis, estarán autorizados a votar.

Una propuesta a la cual Marruecos se ha opuesto mientras que el Frente Polisario le brindaba su apoyo, al igual que el Consejo de Seguridad de la ONU, a fines de julio de 2003.

[1] «Plusieurs attentats font au moins 24 morts à Casablanca», por Mohammed Chakir y Dominique Pettit, diario francés Le Monde, 18 de mayo de 2003.
[2] «Fragile Maroc», Le Monde, 28 de mayo de 2003.
[3] «Au Maroc, dix condamnations à mort dans le procès d’intégristes», Le Monde, 13 de Julio de 2003.
[4] «Au Maroc, début du premier procès lié aux attentats-suicides de Casablanca», Le Monde, 22 de Julio de 2003.
[5] Los inculpados de Casablanca niegan en bloque: «Les inculpés de Casablanca nient en bloc», por Mounia Daoudi, RFI, 29 de julio de 2003.
[6] Marruecos: El proceso de los atentados de Casablanca terminan con 4 condenas a muerte y 39 a prisión a vida. «Maroc : Le procès des attentats de Casablanca débouche sur 4 condamnations à mort et 39 à perpétuité», Quotidien du Peuple, 29 de agosto de 2003.
[7] El proceso del islamista francés Pierre Robert comienza otra vez en Marruecos. «Le procès de l’islamiste français Pierre Robert reprend au Maroc», Le Monde, 30 de agosto de 2003.
[8] El cerebro de los atentados de Casablanca es un agente de la DST (servicios secretos franceses). «Le cerveau des attentats de Casablanca est un agent de la DST», Le Quotidien d’Oran, 9 de septiembre de 2003.
[9] El «emir» francés Richard Robert escapa a la pena de muerte en Marruecos. «L’”émir” français Richard Robert échappe à la peine capitale au Maroc», por Jean-Pierre Tuquoi, Le Monde, 20 de septiembre de 2003.

[10] Los atentados en Marruecos: el vínculos posible con Al Qaida toma cuerpo. «Attentats au Maroc: le lien possible avec Al-Qaïda prend corps», agencia de noticias AFP, 19 de mayo de 2003.

[11] España, objetivo del terrorismo. «L’Espagne, objectif du terrorisme», diario francés Le Monde, 20 de mayo de 2003.

Publicado en General | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

El Vaticano

Oficialmente Estado de la Ciudad del Vaticano (en italiano: Stato della Città del Vaticano prononciado [ˈsta(ː)to delːa tʃiˈtːa del vatiˈka(ː)no])– es una ciudad-estadocuyo territorio consta de un enclave dentro de la ciudad de Roma, en la península Itálica. Es uno de los seis microestados europeos y tiene una extensión de 0,439 km² (44 hectáreas) y una población de aproximadamente 900 habitantes, por lo que resulta un híbrido de ciudadelevada al rango de Estado independiente. Es tan pequeño que sólo la Basílica de San Pedro es un 7% de su superficie; la basílica y la Plaza de San Pedro ocupan un 20% del territorio, lo que lo convierte en el territorio independiente más urbanizado del mundo. La Ciudad del Vaticano comenzó su existencia en 1929 tras la firma de los Pactos de Letráncelebrados entre la Santa Sede y el entonces Reino de Italia, que en 1870 había conquistado los Estados Papales.

La Ciudad del Vaticano alberga la Santa Sede, máxima institución de la Iglesia católica. Aunque los dos nombres «Ciudad del Vaticano» y «Santa Sede» se utilizan a menudo como si fueran equivalentes, el primero se refiere a la Ciudad y a su territorio, mientras que el segundo se refiere a la institución que dirige la Iglesia y que tiene personalidad jurídicapropia (como sujeto de Derecho internacional). En rigor, es la Santa Sede, y no el Estado del Vaticano, la que mantiene relaciones diplomáticas con los demás países del mundo. Por otro lado, el Vaticano es quien da el soporte temporal y soberano (sustrato territorial) para la actividad de la Santa Sede.

La máxima autoridad del Vaticano y Jefe de Estado del mismo es el Sumo Pontífice, por lo que puede considerarse la única teocracia de Europa, aun cuando el Papa delega las funciones de gobierno en el Secretario de Estado.

Los Secretos del Vaticano

Su nombre viene del Monte Vaticano (probablemente del latín “Vaticinĭum“: predicción; pues antiguamente la colina era la sede de un oráculo etrusco o tal vez del nombre de un poblado del mismo origen; Vaticum).

En italiano la denominación completa es Stato della Città del Vaticano. En latín, idioma oficial de la Santa Sede, se traduce como Status Civitatis Vaticanæ.

Publicado en General | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario