Estacion Espacial Skylab

Primera estación espacial orbital americana, realizada y convertida en operativa en el curso de 1973, en la cual se alternaron tres tripulaciones de tres hombres cada una por un periodo variable desde 29 a 84 días. Con el Skylab, los americanos, que a causa del programa lunar Apolo habían descuidado el trabajo y los experimentos en órbita terrestre, realizaron una serie de importantes estudios relativos a la fisiología humana en condiciones de ausencia de gravedad, observaciones geológicas, geofísicas y de recursos terrestres, observaciones astronómicas y experimentos de técnicas industriales para desarrollar en el espacio.

 

El Skylab fue sacado de la tercera sección de supermisil Satumo V carente, obviamente, de los motores y de los depósitos de serie. Pesaba 75 toneladas tenía una longitud de 35,6 m (comprendidos los motores) y un volumen de 331 metros cúbicos. La estación espacial estaba compuesta de cuatro partes: el módulo de trabajo, comprendiendo también la sección del habitáculo de los astronautas con dimensiones de 14/7 m longitud y 6,6 de diámetro; una cámara de compensación, dotada de una portezuela para salir al espacio y conteniendo también instrumentos para el control operativo de la estación espacial, con dimensiones 5,4 m de longitud y 1,7-3 m de diámetro; el módulo de amarre, llevando en el extremo un sistema para Docking.

 

Esta última parte contenía también instrumentos para la observación de la Tierra, un panel mando para pilotar los seis telescopios astronómicos montados en la estación, un horno para la fusión de los materiales y una cámara de alto vacío para experimentar nuevas técnicas de producción industrial. Las informaciones recogidas por el Skylab en el transcurso de las tres misiones son tan abundantes que pueden resumirse en las siguientes cifras records: 230 m cuadrados de fotografías de recursos terrestres, 70 km de datos científicos registrados en cinta, 200.000 imágenes del Sol y miles de temas astronómicos entre los cuales se encuentran las excepcionales tomas del cometa Kohoutek.
El Skylab fue lanzado, sin hombres a bordo, el 14 de mayo de 1973 y colocado en una órbita casi circular a 435 km de altura. Inmediatamente después de la puesta en órbita se produjo una avería que puso en peligro a toda la estación espacial: el escudo contra los micrometeoritos, que debía cumplir también una función de reflexión de los rayos solares con el fin de evitar un sobrecalentamiento del Skylab, se separó y destruyó un panel de energía solar y dañó seriamente a otro. Diez dias más tarde, el 25 de mayo de 1973, fue puesto en órbita, a bordo de una astronave de tipo Apolo, el primer terceto de astronautas destinado a habitar el Skylab: Charles Conrad, Jose Kerwin y Paul Weltz. Después de un perfecto amarre se introdujeron en el Skylab y los tres hombres lograron, con una hábil actividad extravehicular, extender un parasol para enfriar la estación y reparar las células solares dañadas, llevándola así a plena efectividad.

Su misión duró 28 días y 49 minutos, en el curso de los cuales inauguraron la actividad científica de la estación espacial orbital. Después de menos de un mes del retorno a tierra de la primera tripulación, el 28 de julio de 1973 otros tres astronautas alcanzaron el Skylab: se trataba de Alan Bean, Owen Garriott y Jack Lousma. Ellos instalaron un nuevo y más eficaz panel parasol e iniciaron una provechosa actividad de observación de los recursos terrestres y de las protuberancias solares. Retornaron a tierra el 25 de septiembre, después de 59 días y medio de permanencia en el espacio. La tercera y última misión del Skylab comenzó el 16 de noviembre de 1973, con la llegada a la estación espacial de los astronautas Gerald Carr, Edward Gibson y William Pogue. 

 

Su trabajo más difícil consistió en una actividad extravehicular de 7 horas que llevaron a cabo el día de Navidad, durante la que cambiaron los films en los instrumentos de observación astronómica y observaron el espléndido cometa Kohoutek. Su misión se prolongó más allá de comienzos de 1974: retornaron felizmente a tierra el 8 de febrero, después de 84 días de permanencia en órbita. 
 
Después de estas tres misiones, la NASA decidió que el Skylab ya no estaba en condiciones de acoger nuevas tripulaciones: se hacían necesarios sustituciones y aprovisionamientos que una tripulación enviada en la Apolo no hubiera estado en condiciones de realizar, incluso por los límites de transporte de la propia astronave. Algunos propusieron entonces que el laboratorio podía repararse en el curso de los primeros vuelos del Space Shuttle que, en aquellos tiempos, se pensaba debían comenzar hacia finales de los años 70.

 

Sin embargo, el Skylab no logró vivir tanto como para ser salvado por el shuttle . A causa del máximo de actividad solar y de la expansión de la atmósfera terrestre, la estación espacial americana entró en contacto prematuro con las rarificadas moléculas de aire, detuvo lentamente su velocidad orbital, perdió progresivamente altura y, en el verano de 1979, concluyó su existencia con una espectacular caída sobre la Tierra, no sin haber hecho saltar antes las alarmas en muchos países del mundo. La estructura del Skylab se desintegró en miles de trozos encima del Océano Indico, algunos de los cuales cayeron al suelo y fueron recuperados en territorios desérticos de Australia.
Esta entrada fue publicada en apolo, estacion espacial americana, estacion espacial norteamericana, Estacion Espacial Skylab, saturno v y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Compartir en redes sociales
Vk Google +